todanoticia

Estados Unidos y Canada

Andrew Cuomo, de gobernador estrella de Nueva York a ser presionado a renunciar por casos de acoso sexual


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com-

El gobernador llegó a ser visto como un presidenciable para 2024 por el apoyo que recibió en lo más duro de la pandemia y su enfrentamiento con Donald Trump.

Estados Unidos es el país más afectado del mundo por el coronavirus, casi 30 millones de sus habitantes han sido contagiados y más de medio millón ha muerto.

El primer estado en ser duramente golpeado por la pandemia fue Nueva York, en ese marco crecieron los enfrentamientos entre el gobernador Andrew Cuomo (del Partido Demócrata) y el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump (del Partido Republicano), por el manejo de la respuesta.

De esa lucha podría decirse que quien no perdió fue Cuomo, sin embargo, hechos y acusaciones sacados a la luz tras finalizar la era Trump parecen derrumbar las posibilidades que tenía el gobernador de convertirse en uno de los líderes de su partido.

Primero se descubrió que las cifras de fallecidos en las residencias de ancianos eran mayores que las que se dijo en su momento, causando fuertes críticas al político por haber supuestamante retenido esa información.

Según un asesor superior de la gobernación, se retrasó la publicación de datos de las muertes para evitar una investigación federal por parte del gobierno de Trump, con quien eran enemigos públicos. Incluso la fiscalía del estado mencionó que se pudo haber omitido el 50% del número real de muertes. A esto el gobierno regional respondió que no se ha ocultado los números, pero que pudo haber un reporte insuficiente.

En medio de la publicación de esto surgió la pregunta de si los 46,000 fallecimientos en el estado pudieron haberse evitado con mejores medidas, especialmente en la primera ola.

Sin embargo, el golpe de imagen más fuerte vino después, cuando varias mujeres lo acusaron de acoso y comportamiento inapropiado.

Desde febrero seis mujeres acusan al gobernador demócrata de 63 años, en el cargo desde 2011 y considerado un héroe de la lucha contra la pandemia en 2020.

A diferencia de otros hombres -Donald Trump es una excepción notoria- que desde el inicio del movimiento #MeToo a fines de 2017 debieron renunciar tras ser acusados de acoso o agresión sexual, a veces sin investigación previa, Cuomo se aferra a su inocencia y no piensa dimitir, indica AFP.

“No renunciaré”, insistió Cuomo a la prensa y pidió una vez más esperar el resultado de la investigación de la fiscalía general del estado sobre las denuncias. “No he hecho las cosas de las cuales me acusan, punto”, añadió.

Sin embargo, las voces fuertes del Partido Demócrata están empezando a ponerse en su contra. El viernes el jefe de bancada de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, elegido por el estado de Nueva York, estimó que Cuomo “perdió la confianza de sus socios de gobierno y de los neoyorquinos”, por lo que debe renunciar, según un comunicado firmado junto con la otra senadora del estado, Kirsten Gillibrand.

También alrededor de 60 legisladores estatales de Nueva York ya le han pedido su dimisión y el jueves dieron un primer paso hacia un proceso de destitución: el Comité Judicial de la Asamblea Estatal recibió luz verde para iniciar una investigación que decidirá si da lugar al procedimiento.

En tanto, Cuomo ha respondido que fueron los ciudadanos los que lo pusieron en el cargo y no el establishment político, en referencia a las voces en su contra dentro de su partido.

Además, el gobernador ha mencionado que es víctima de la llamada “cultura de la cancelación (cancel culture)”, la guerra cultural que viene en auge en Estados Unidos y que genera polémica sobre las medidas que deben adoptarse para enfrentar la discriminación por causas raciales, étnicas, económicas y sexuales.

Cuomo, cuyo tercer periodo en la gobernación termina en 2022, afirma que colaborará en la investigación y espera que se realicen de “manera exhaustiva y rápida”.

Los neoyorquinos también esperan que esto se resuelva rápido, puesto que han visto como un político con experiencia que ascendió al estrellato por su forma de manejar la pandemia, incluso se lo veía como un pronto presidenciable dado que el presidente de EE. UU., Joe Biden, prometió que solo estará un periodo, ha caído en desgracia.

Ahora Cuomo ve su futuro político y personal peligrar ante este episodio.