todanoticia

Entretenimiento

Nueva York permitirá que las salas de eventos abran desde abril


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com-

El sector del entretenimiento y el artístico han sido dos de los que más han sufrido debido a las restricciones impuestas para evitar la expansión del COVID-19.

Este miércoles el director de Presupuestos del estado de Nueva York, Robert Mujica, anunció que los locales de conciertos en Nueva York, así como los de organización de eventos culturales o de entretenimiento con capacidad inferior a 10.000 personas podrán hacer actos a partir del próximo 2 de abril, con un aforo reducido del 33 % y con un máximo de 100 personas en el interior y 200 en exteriores.

Unos máximos que podrían ampliarse a 150 en el interior y 500 al aire libre, si las personas que acuden al acto pueden demostrar que han sido vacunadas o han dado negativo en una prueba de coronavirus en las últimas 72 horas. En todos será obligatorio el uso de la mascarilla y el respeto de la distancia social.

En este sentido, el gobernador del estado, Andrew Cuomo, anunció ayer el lanzamiento de un programa piloto para probar un “pase COVID-19”, un código QR que certifica que la persona que lo porta ha recibido la vacuna o ha dado negativo en un test reciente.

Desde el pasado 23 de febrero se permite en el estado de Nueva York la celebración de conciertos y competiciones deportivas en lugares que puedan dar cabida a más de 10.000 personas, pero sólo al 10 % de su capacidad.

Asimismo, a partir del 22 de marzo, el límite de reuniones privadas en interiores seguirá manteniéndose en 10 personas, pero en exteriores aumentará de 10 a 25, agregó Mujica.

Además, las reuniones sociales en interiores, en lugares públicos, aumentará de 50 a 100 a partir de esta fecha y en exteriores, de los 50 actuales hasta 200.

El sector del entretenimiento y el artístico han sido dos de los que más han sufrido debido a las restricciones impuestas para evitar la expansión del COVID-19.

El 13 de marzo del año pasado se decretó en Nueva York el cierre de teatros y salas de conciertos, que han permanecido clausurados hasta ahora.