todanoticia

Mundo

Más de 130 países todavía no reciben ni una dosis de vacunas contra el COVID-19 según la ONU


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com-

Según la organización esto se debe a que 10 países han acaparado el 75% de vacunas ya administradas a nivel mundial.

El secretario general de las Naciones Unidas dijo ayer que más de 130 países no han recibido una sola dosis de las vacunas contra el COVID-19 y denunció que el 75% de las inmunizaciones aplicadas hasta el momento se ha concentrado en tan solo diez naciones, todas ellas desarrolladas.

En una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, António Guterres se refirió a la esperanza que ha suscitado el inicio de la vacunación para derrotar la pandemia de COVID-19 y afirmó que esta capacidad científica debe utilizarse en beneficio de todos los habitantes del planeta, recordando que nadie estará a salvo hasta que todos estén a salvo, refiere Noticias ONU.

“En este momento crítico, la mayor prueba moral que encara la comunidad global es la equidad en la distribución de vacunas. Debemos asegurarnos de que todo el mundo, en todas partes, pueda vacunarse lo antes posible”, apuntó Guterres y lamentó que, pese a esto, el progreso en la vacunación haya sido “tremendamente desigual e injusto”.

En su intervención, el líder de la ONU también refrendó su llamado a un alto al fuego global “para aliviar el sufrimiento, crear un espacio para la diplomacia y permitir el acceso humanitario, incluida la entrega de vacunas” a nivel de todo el mundo.

Tras alertar sobre el riesgo de que las vacunas y diagnósticos actuales podrían perder efectividad si se permite la propagación del virus en el sur global y los estragos aún mayores que esto provocaría en las esferas sanitaria y económica de todos los países, pugnó por el establecimiento de un Grupo de Trabajo de Emergencia que impulse y coordine la lucha contra la pandemia.

“Plan Mundial de Vacunación”

Guterres consideró que el G20 podría encargarse de esta tarea que comprendería elaborar un Plan Mundial de Vacunación para reunir a todos los actores con poder, experiencia científica y capacidades financieras y de producción.

Los cancilleres de los países que integran el Consejo de Seguridad de la ONU se reunieron de manera virtual para una inédita sesión sobre la vacunación a instancias de Reino Unido, que aseguró que el mundo tiene el “deber moral” de actuar de manera coordinada contra la pandemia que ha matado a más de 2,4 millones de personas en el mundo.

Entre los 15 miembros del Consejo de Seguridad se encuentran los mayores productores de vacunas: Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido e India.

Varios cancilleres, como el chino Wang Yi, pidieron “más solidaridad y cooperación”. Wang alertó contra “intentos de politizar la pandemia” y renovó la oferta de Pekín de 10 millones de dosis de la vacuna china para países de menores recursos.

Pero Rusia, representada por su embajador ante la ONU Vassily Nebenzia, estimó que el debate sobre las vacunas corresponde a “estructuras especializadas de la ONU” y “sobrepasa las competencias del Consejo de Seguridad”.

El jefe de la diplomacia mexicana, Marcelo Ebrard, llamó a los países más ricos a “evitar el acaparamiento de vacunas”. “Urge actuar y de ahí lo oportuno de esta sesión para revertir la injusticia que se está cometiendo porque de ello depende la seguridad de toda la humanidad”, afirmó.

Ya existe un plan para ayudar a los países más pobres, el mecanismo Covax financiado por donantes y gobiernos, que busca producir 2.000 millones de dosis este año, con opción a 1.000 millones más.

La entrega de vacunas en el marco de Covax comenzará pronto tras la reciente aprobación de la vacuna de AstraZeneca por parte de la OMS. El mecanismo depende casi enteramente de esta vacuna en su primera etapa.

Pero activistas alertan de que hay personas que pueden quedar fuera del plan debido a falta de financiación del Covax para la administración y el delicado transporte de las vacunas, así como debido a conflictos que tornan la vacunación imposible.

“Tenemos que vernos como un equipo que trabaja contra una amenaza mortal”, sostuvo el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, organizador de la sesión como presidente del Consejo de Seguridad en febrero.

“Estamos luchando contra una pandemia mundial” y “nadie debe quedarse atrás”, insistió.