todanoticia

Farandula

Las cenizas de 'Scotty' de 'Star Trek' viajaron a la Estación Espacial Internacional y permanecieron ocultas


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Y permanecieron ocultas más de 12 años

El actor James Montgomery Doohan fue conocido por su papel de Scotty en Star Trek. El artista falleció en 2005, y su familia pidió algo fuera de lo común: Transportar sus cenizas hasta la Estación Espacial Internacional.

El mayor deseo del actor era llegar hasta las estrellas, por lo que su hijo se puso en contacto con Richard Garriot. El empresario estadounidense estaba a días de partir rumbo al espacio en una cápsula rusa.

Richard Garriot, empresario y diseñador de videojuegos, cuenta tras 12 años cómo fue posible hacer esto posible aprovechando un viaje que inició en 2008.

Tras un año de formación y pagar 30 millones de dólares, Garriot viajó a la ISS en un vuelo privado, en el que logró introducir en secreto las cenizas de Scotty. Tras 12 años considera que ha pasado tiempo suficiente como para contar la historia, le reveló a la revista Times.

Dos días antes del vuelo, el hijo de Doohan le envió las cenizas a Kazajistán, donde Garriot se encontraba de cuarentena antes del vuelo.

El plan de Garriot para introducir las cenizas fue imprimir tres tarjetas con una fotografía de Doohan en las que selló las cenizas, guardándolas en su archivo de datos de vuelo. Las cenizas, selladas en la tarjeta laminada, se escondieron debajo del propio revestimiento de la Estación Espacial Internacional.

Así, una de las tarjetas quedó enmarcada en una de las paredes de la casa de Doohan, tras haber viajado y ser devuelta a la familia. La segunda tarjeta fue lanzada al espacio por Garriot, y la tercera tarjeta aún está oculta bajo el revestimiento del suelo del módulo Columbus de la ISS, donde lleva desde 2008.

“Su familia estaba muy contenta de que las cenizas llegaran allí, pero a todos nos decepcionó que no pudiéramos hablar de ello públicamente durante tanto tiempo. Ahora ha pasado suficiente tiempo para que podamos”, inidicó Richard Garriot.

Según Garriot, no contó la historia antes ya que era necesario mantener silencio sobre lo acontecido para evitar problemas.