todanoticia

Europa

Brexit llegó a su fin y Reino Unido celebra recupera el control comercial, legal y de seguridad


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com-

Brexit llegó a su fin y Reino Unido celebra recupera el control comercial, legal y de seguridad Reino Unido abandonó formalmente la Unión Europea el 31 de enero de 2020 y logró un pacto comercial el 24 de diciembre.

“Vamos a ser un vecino amistoso, el mejor amigo y aliado que la UE pueda tener, trabajando mano a mano siempre que nuestros valores e intereses coincidan, mientras se cumple el deseo soberano del pueblo británico de vivir bajo sus propias leyes soberanas hechas por su propio Parlamento soberano”, afirmó el primer ministro Boris Johnson ante los diputados británicos durante el debate parlamentario para aprobar el histórico acuerdo comercial pos-Brexit con la Unión Europa que entró en vigor ayer.

Johnson prometió que su país será “el mejor amigo y aliado” del bloque europeo tras su separación definitiva que se concretó ayer a medianoche.

“El destino de este gran país está ahora firmemente en nuestras manos”, subrayó Johnson, el hombre que tomó las riendas para concretar la histórica salida del bloque.

Alcanzado in extremis el 24 de diciembre, una semana antes del fin del periodo de transición pos-Brexit, el tratado de libre comercio entre el Reino Unido y los 27 entró en vigor ayer a las 23:00 de Europa.

Un día antes, los presidentes de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el Consejo Europeo, Charles Michel, firmaron el texto en una breve ceremonia en Bruselas.

El acuerdo es un complejo texto repleto de detalles técnicos, unas 1.200 páginas, según medios británicos. Con este nuevo pacto comercial, la UE ofrece a su exsocio, y primer miembro en abandonar el bloque un acceso inédito sin aranceles ni cuotas para su inmenso mercado de 450 millones de consumidores.

Esta apertura irá acompañada de estrictas condiciones: las empresas del Reino Unido deberán respetar un número de normas que evolucionarán con el paso del tiempo en materia de medioambiente, derechos laborales y fiscales, para evitar cualquier competencia desleal entre las partes involucradas.

Y también un mecanismo permitiría a ambas partes activar rápidamente medidas, como aranceles, en caso de divergencias sobre estas normas. La UE reclamó también garantías en materia de ayudas públicas para lograr el pacto.

Durante los más de diez meses de negociaciones, un tiempo récord, el acceso de los pescadores europeos a las ricas aguas británicas fue la mayor traba de las conversaciones.

La cuestión pesquera no tiene en realidad gran peso económico, pero sí una importancia política y social para varios Estados miembros, como Francia, Holanda, Dinamarca o Irlanda. Pero el Reino Unido insistía en convertir este tema en la prueba de su soberanía tras su divorcio con el bloque.

Por otro lado con su salida, Reino Unido, que como miembro de la UE tenía acceso a unos 40 acuerdos comerciales con más de 70 naciones en todo el mundo, deberá trabajar para establecer sus propias reglas comerciales con el mundo.

También las condiciones para las personas y mercancías para cruzar el canal de la Mancha entre Inglaterra y Francia cambiaron desde hoy con formalidades aduaneras, controles de pasaportes y fitosanitarios. Los británicos que entran en Francia deberán justificar su estadía. El personal de migraciones sellará sus pasaportes y podrá realizar controles más exhaustivos.

El acuerdo llegó cuatro años y medio después del histórico referéndum de 2016 en el que los británicos decidieron por 52% de votos poner fin a casi cinco décadas de una tensa relación con la Unión Europea y convertirse en el primer país que abandona el bloque.

Tras años de caos político y agrio debates parlamentarios, el Reino Unido abandonó oficialmente la Unión Europea el 31 de enero del año pasado gracias a la mayoría parlamentaria lograda por Johnson en las legislativas anticipadas de diciembre de 2019.

Sin un acuerdo con los 27, las relaciones entre ambas partes habrían pasado a regirse por las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y en caso de una ruptura brutal, el Reino Unido habría perdido mucho más que Europa: los británicos exportan el 47% de sus productos hacia el continente, cuando el bloque europeo solo exporta el 8% de sus mercancías al otro lado del canal de la Mancha.