todanoticia

Tecnologia

Ciencia: investigadores japoneses revelan la zona específica del cerebro donde nace la paciencia


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com-

La paciencia, más allá de ser considerada una cualidad espiritual, tiene su origen en un elemento químico.

Científicos japoneses hallaron el lugar del cerebro en el que se genera la paciencia y la hormona responsable de que muchos pasajes de la historia no lleguen a un conflicto en la historia de la humanidad.

"Es la acción de la serotonina fundamental para la paciencia, pero en áreas específicas como la corteza orbitofrontal es donde dura más", recoge el portal Fayer Wayer.

Según los doctores Katsuhiko Miyazaki y Kayoko Miyazaki, “la serotonina es uno de los neuromoduladores más famosos del comportamiento (...). Ayuda a regular el estado de ánimo, ciclos de sueño-vigilia y el apetito”.

“Pero también juega un papel crucial en la promoción de la paciencia”, concluyen en su investigación, publicada en la revista especializada Science Advances.

Después del nacimiento: el valor de las primeras horas para el bebé y para sus padres

Este elemento químico se lo encuentra en la sangre, por todo el cuerpo humano. Sin embargo, en el cerebro funciona como neurotransmisor. Ahí ayuda a modular el estado de ánimo, la percepción, la agresión y la sexualidad.

Para obtener estos hallazgos, "los científicos de la Universidad de Okinawa experimentaron con ratones para observar su paciencia durante la espera de una recompensa alimentaria".

"Con el uso de luces para estimular neuronas específicas del cerebro, establecieron un vínculo causal entre la serotonina y la paciencia. Los investigadores criaron ratones genéticamente diseñados con neuronas liberadoras de la hormona", se detalla en la publicación.

Así afecta el estrés a la piel; expertos dan recomendaciones Los científicos podían estimular las neuronas de los ratones, con una fibra óptica implantada en el cerebro.

Cuando los investigadores estimularon estas neuronas, los ratones no se desesperaron por el tiempo de espera de los alimentos, según la investigación.

“Los animales tenían que estar seguros de que una recompensa vendría, pero no estaban seguros de cuándo llegaría”, indicaron los neurólogos.