todanoticia

Local

Huracán Iota devastó la isla de Providencia en un 98%, informa presidente de Colombia


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com-

Vista del mar desde una casa destruida en Bilwi, Puerto Cabezas, Nicaragua, el 16 de noviembre de 2020 cuando el huracán Iota, ascendido a Categoría 5, avanza sobre el Caribe hacia la frontera entre Nicaragua y Honduras.

Colombia se mantiene en alerta por el paso del huracán Iota que deja ya un muerto tras azotar desde el domingo la isla de Providencia y otras regiones del caribe colombiano.

El presidente colombiano Iván Duque lidera desde Cartagena un Puesto de Mando Unificado con el propósito de evaluar las afectaciones que estaban generando en la zona insular del país por el huracán Iota y adoptar medidas para ayudar los afectados, informó el diario El Tiempo.

"Hay un deterioro del 98% en la infraestructura de Providencia", informó Duque, quien agregó que las autoridades del lugar "están haciendo remoción de obstrucciones en las principales vías y limpiando la pista del aeropuerto".

“Estamos ante un hecho que tiene unas características que nunca se habían visto en nuestro país”, dijo el mandatario al referirse a Iota y tras explicar que en cuestión de horas este fenómeno climático pasó de tormenta tropical a convertirse en un huracán de categoría 5.

“Es la primera vez en la historia del país que en territorio colombiano llega un huracán de categoría 5”, destacó.

Iota se convirtió en huracán la madrugada del domingo y rápidamente ganó más potencia. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advirtió que probablemente llegaría a la parte continental de América Central el lunes por la noche.

Esta imagen satelital facilitada por la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, según sus siglas en inglés) muestra al huracán Iota en el Océano Atlántico Norte el lunes 16 de noviembre de 2020 a las 07:11 EST.

El Centro de Huracanes dijo que Iota se encontraba a unos 35 kilómetros (20 millas) de la Isla de Providencia, en Colombia, y a 235 kilómetros (145 millas) al sureste de Cabo Gracias a Dios en la frontera entre Nicaragua y Honduras y avanzando hacia el oeste a 17 kph (10 mph).

Iota es la trigésima tormenta con nombre en la extraordinaria temporada de huracanes del Atlántico de este año. También es la novena tormenta que se intensifica rápidamente esta temporada, un fenómeno peligroso que ocurre cada vez con más frecuencia. Esta actividad ha centrado la atención en el cambio climático, que según los científicos está provocando tormentas más húmedas, fuertes y destructivas.

Alerta en Centroamérica

También ha afectado a naciones centroamericanas. Honduras estaba en alerta máxima, con evacuaciones obligatorias que comenzaron antes del fin de semana. El domingo por la noche se informó que 63.500 personas se encontraban en 379 refugios sólo en la región costera del norte.

Funcionarios nicaragüenses dijeron que a última hora de la tarde del domingo unas 1.500 personas, casi la mitad de ellas niños, habían sido evacuadas de áreas bajas en el noreste del país, incluidos todos los habitantes del Cayo Misquitos. Las autoridades dijeron que 83.000 personas en esa región estaban en peligro.

Eta afectó la semana pasada a Nicaragua como un huracán de categoría 4 y provocó la muerte de al menos a 120 personas debido a que las lluvias torrenciales causaron inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra en partes de América Central y México. Luego serpenteó a través de Cuba, los Cayos de Florida y alrededor del Golfo de México antes de llegar a tierra nuevamente cerca de Cedar Key, en Florida, y atravesar Florida y las Carolinas.

Se pronostica que Iota haría caer 200 y 400 milímetros (entre 8 y 16 pulgadas) de lluvia en el norte de Nicaragua, Honduras, Guatemala y el sur de Belice, con hasta 750 milímetros (30 pulgadas) en puntos aislados. Costa Rica y Panamá también podrían experimentar fuertes lluvias y posibles inundaciones, dijo el Centro de Huracanes.

Eta fue la tormenta con nombre número 28 de este año, empatando el récord de 2005. Los restos de Theta, la número 29, se disiparon el domingo en el este del Océano Atlántico.