todanoticia

Cultura

Por qué los últimos huracanes del Atlántico tienen nombres de letras griegas


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com-

La temporada de huracanes termina oficialmente el 30 de noviembre.

El huracán Iota se fortaleció rápidamente este lunes hasta convertirse en una tormenta de categoría 5 que probablemente provocará daños catastróficos en la misma parte de Centroamérica azotada por el poderoso huracán Eta hace menos de dos semanas.

Iota ya era un sistema de récord por ser la 30ma tormenta con nombre de esta extraordinaria temporada de huracanes en el Atlántico. La rápida sucesión de meteoros ha centrado la atención en el cambio climático, que según los científicos está causando tormentas más húmedas, fuertes y destructivas.

Nombre griego

Con la tormenta tropical Wilfred en septiembre pasado se terminaron los nombres previstos para el 2020 predeterminados por la Organización Meteorológica Mundial (OMM); desde entonces los ciclones son identificados con el alfabeto griego.

La lista anual consiste en 21 nombres femeninos y masculinos que se alternan por orden alfabético y cambian cada año. Como la OMM elige nombres que sean fácilmente reconocibles en una región donde se hablan varios idiomas, no usan apelativos que empiecen por X, Y ni Z.

En el inusual caso en que se acabe la lista, la OMM prevé que las tormentas se continúen identificando con las letras del alfabeto griego: alfa, beta, gamma, delta... Iota (Ι ι) es la novena letra del alfabeto griego.

La temporada de huracanes termina oficialmente el 30 de noviembre.

Trayectoria de Iota

Iota se ha intensificado sobre el Caribe occidental al acercarse a Nicaragua y Honduras. Los cazadores de huracanes de la Fuerza Aérea de Estados Unidos que volaron al centro de Iota midieron vientos máximos sostenidos de 260 kilómetros por hora (160 millas por hora), dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

El meteoro se encuentra a unos 160 kilómetros (100 millas) al este-sureste de Puerto Cabezas, Nicaragua, y se mueve hacia el oeste a 15 kph (9 mph).

Las autoridades advirtieron que Iota probablemente llegaría a las áreas donde las lluvias torrenciales de Eta saturaron el suelo, dejándolo propenso a nuevos deslizamientos de tierra e inundaciones, y que la marejada ciclónica podría alcanzar entre 3,6 y 5,5 metros (12 a 18 pies) por encima de las mareas normales.

En las áreas bajas de Nicaragua y Honduras, cerca de su frontera compartida, se estaban llevando a cabo evacuaciones ante la probable llegada a tierra de Iota. Los vientos y la lluvia comenzaron a sentirse en la costa nicaragüense el domingo por la noche.

Iota se convirtió en huracán la madrugada del domingo y rápidamente ganó más potencia. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advirtió que probablemente llegaría a la parte continental de América Central el lunes por la noche.

El Centro de Huracanes dijo que Iota se encontraba a unos 35 kilómetros (20 millas) de la Isla de Providencia, en Colombia, y a 235 kilómetros (145 millas) al sureste de Cabo Gracias a Dios en la frontera entre Nicaragua y Honduras y avanzando hacia el oeste a 17 kph (10 mph).

Iota es la trigésima tormenta con nombre en la extraordinaria temporada de huracanes del Atlántico de este año. También es la novena tormenta que se intensifica rápidamente esta temporada, un fenómeno peligroso que ocurre cada vez con más frecuencia. Esta actividad ha centrado la atención en el cambio climático, que según los científicos está provocando tormentas más húmedas, fuertes y destructivas.