todanoticia

Salud

Según un estudio estar enamorados podría ayudar a prevenir la osteoporosis


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com-

La oxitocina puede ayudar a prevenir la osteoporosis, según un estudio.

La oxitocina, producida por el hipotálamo y a veces conocida como la “hormona del amor” por su implicación en la unión de la pareja y el orgasmo, puede ser un fuerte aliado en el control y la prevención de la osteoporosis, según un estudio realizado por científicos de la Universidad del Estado de São Paulo (Brasil).

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, ha evidenciado que cuando se administró a ratas hembras al final de su período fértil, la hormona revirtió los precursores de la osteoporosis, como la reducción de la densidad ósea, la disminución de la fuerza de los huesos y la falta de sustancias que promueven la formación de huesos.

“Nuestra investigación se centra en la prevención de la osteoporosis primaria, por lo que investigamos los procesos fisiológicos que ocurren durante el período premenopáusico. En esta etapa de la vida de la mujer, se pueden tomar medidas para prevenir la fragilidad de los huesos y las fracturas, que conducen a una menor calidad de vida y pueden acortar la esperanza de vida”, explica una de las líderes de la investigación, Rita Menegati Dornelles.

Oxitocina

La hormona del amor produce la sensación de seguridad en los vínculos emocionales. De igual forma, estimula sensaciones como la empatía, sociabilidad y pertenencia hacia un grupo. Es asociada con el aumento de confianza y la pérdida del miedo al fracaso.

Se estimula con el contacto físico, las palabras de aliento, la escucha a los demás, la meditación, la calma, el ejercicio e incluso llorar, pues se liberan algunas emociones.

Los bajos niveles de oxitocina están relacionados con la depresión. Pese a que es posible estimular la secreción de las hormonas de la felicidad a través de alimentos, el placer es momentáneo y podría generar dependencia, ansiedad y obesidad en las personas.

Según la investigadora, los hitos hormonales importantes en la vida de una mujer son la pubertad y la perimenopausia, un período de transición que comienza algunos años antes de la menopausia, ya que los ovarios empiezan a producir menos estrógeno. Estos hitos marcan el comienzo y el final de la fertilidad, respectivamente.

En el estudio, los investigadores administraron dos dosis de oxitocina con 12 horas de diferencia a diez ratas hembra.

Tenían 18 meses de edad, una edad inusualmente avanzada para las ratas de laboratorio, que tienen una esperanza de vida media de tres años. En la mayoría de los experimentos ‘in vivo’ se trata de ratas jóvenes a las que se les ha practicado una ovariectomía, es decir, se les han extirpado los ovarios quirúrgicamente. En el estudio participaron ratas en “periestropausia”, considerada como el equivalente de la perimenopausia en los seres humanos, que estaban sometidas a un proceso natural de envejecimiento.

Treinta y cinco días después de administrar la oxitocina, los investigadores analizaron muestras de sangre y de tejido del cuello del fémur (la parte superior del fémur justo debajo de la articulación de la cadera y el lugar más común para una fractura de cadera), comparando los resultados con los de diez ratas hembra de 18 meses de edad a las que no se les administró la hormona.

No hubo pruebas de osteopenia (pérdida de densidad ósea) en los animales tratados con oxitocina, en contraste con el grupo de control. “Nuestros resultados demostraron que la oxitocina ayuda a modular el ciclo de remodelación ósea en ratas senescentes. Los animales que recibieron la hormona mostraron un aumento en los marcadores bioquímicos asociados con la renovación ósea y en la expresión de proteínas que apoyan la formación y mineralización del hueso”, apunta Dornelles.

La ciencia confirma más beneficios de la la oxitocina. (Foto Prensa Libre: Foto de RF._.studio en Pexels). El análisis de las muestras de sangre mostró un aumento de la actividad de los principales marcadores de formación ósea, como la fosfatasa alcalina. “Esta sustancia es producida por células osteogénicas y está asociada a la mineralización. También observamos una actividad reducida de la fosfatasa ácida resistente al tartrato, un marcador de la resorción ósea”, señala.

Las ratas tratadas con oxitocina tenían huesos más densos. “Encontramos que la región del cuello femoral era más fuerte y menos porosa. Su respuesta biomecánica de compresión era mejor, y tenía propiedades físico-químicas que garantizaban una mayor densidad”, concluye la científica.

La oxitocina es producida por el hipotálamo y liberada por la glándula pituitaria. Los científicos descubrieron a principios del siglo XX que su liberación está asociada principalmente con el parto y la lactancia. Estudios más recientes han demostrado que muchas otras células también secretan oxitocina.