todanoticia

Latinoamérica y Caribe

Hambre y cansancio casi disuelven caravana de migrantes en Guatemala


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com-

Migrantes hondureños continuaban el viernes su camino en caravana hacia Estados Unidos, mientras caminan por una carretera de El Cinchado, Guatemala.

El temor a una confrontación había aumentado cuando más de 100 soldados y policías guatemaltecos frenaron el avance de los migrantes, que estaban cada vez más frustrados por la falta de comida luego de caminar cientos de kilómetros.

Antes del amanecer del sábado, un puesto de cuarentena en el norte de Guatemala donde pasaron la noche unos 1,000 migrantes que se dirigían a pie hacia Estados Unidos, estaba vacío.

No quedaba ni rastro de los hombres, mujeres y niños que horas antes se habían acomodado en ese lugar en medio de la selva guatemalteca del Petén, con escasas pertenencias y alguna que otra manta.

Según la policía guatemalteca, en las primeras horas de la madrugada, autobuses particulares y camiones del ejército trasladaron a los migrantes de vuelta a El Corinto, en la frontera con Honduras. Un boletín de prensa del sábado por la tarde indicaba que ya habían sido devueltos 2,065 migrantes, lo que implica casi la totalidad de los que cruzaron esa frontera el jueves procedentes de San Pedro Sula, en el norte del país vecino.

En los últimos días ese tipo de traslados se habían hecho sin violencia y de forma aparentemente voluntaria aunque los soldados armados con palos o con fusiles de asalto.

El cansancio, la lluvia, el hambre y el hecho de que militares y policías les bloquearon el paso el viernes, hizo que la gran mayoría desistiera de su intento, aunque sobre la carretera que atraviesa el Petén quedaban el sábado por la mañana pequeños grupos de menos de 10 migrantes que seguían caminando hacia México.

“Vamos a seguir. Nosotros nos quedamos descansando y el grupo más grande siguió, no sabemos qué pasó con ellos”, explicó Olvin Suazo, un agricultor de 21 años, que el sábado viajaba rezagado junto con tres amigos de Santa Bárbara, en Honduras. “Sabemos que hay que enfrentar un peligro bárbaro, pero hay que enfrentarlo”.

Por una carretera solitaria en medio de una plantación de palma africana en San Luis Petén, un grupo caminaba aún con la esperanza de llegar a Estados Unidos y buscando encontrarse con el grueso de la caravana, sin saber que el grupo más grande ya había sido devuelto a la frontera con Honduras.

Entre ellos iba Marcos Pineda con su esposa y sus dos pequeños hijos. “Nosotros no vamos a conocer la derrota. Tenemos fe en llegar”, dijo el Pineda al enterarse que ya el grupo grande había sido devuelto.

Pocas veces desde 2018 una caravana de migrantes tenía unas perspectivas tan desalentadoras de lograr su objetivo. El presidente de Guatemala los ve como un riesgo de contagio en plena pandemia de coronavirus y ha prometido deportarlos. Su homólogo mexicano cree que la marcha es un complot para influir en las elecciones de Estados Unidos. Y la recién formada tormenta tropical Gamma amenaza con arrojar lluvias torrenciales sobre su previsible ruta por el sur de México.

El temor a una confrontación había aumentado el viernes cuando más de 100 soldados y policías guatemaltecos frenaron el avance de los migrantes, que estaban cada vez más frustrados por la falta de comida luego de caminar cientos de kilómetros.

Al caer la noche, la migrante hondureña Paola Díaz extendió una manta a un lado de la carretera y le puso el pijama a sus hijos de 4 y 6 años con la esperanza de que pudieran dormir un rato.

Díaz decidió unirse a la caravana junto con su esposo, Alejando Vásquez, de 23 años, porque su salario como mecánico no les alcanzaba para comprar comida para los niños.

“En un principio me quería regresar, pero se han abierto puertas que pienso que me van a permitir avanzar”, dijo, reconociendo que teme por si hijos si hay un enfrentamiento.

Algunos migrantes asumieron roles improvisados de liderazgo para tratar de dialogar con las fuerzas de seguridad.

“Es que no nos pueden negar el derecho de seguir (…). Díganle a sus jefes que nos den una oportunidad”, dijo un hombre, que no se identificó, a un policía. El agente respondió que los migrantes habían ingresado al país de forma ilegal y que ellos tenían orden de regresarlos a Honduras o de, al menos, no dejarles avanzar hacia la frontera con México.

Las autoridades migratorias guatemaltecas señalaron que algunas de las 2.000 personas que integraban inicialmente la caravana habían accedido a regresar a Honduras. Los demás se dividieron en dos rutas: unos viajaron al norte hacia Peten, donde estaba el retén, y otros tomaron buses al oeste hacia la capital, la Ciudad de Guatemala.