todanoticia

Africa

Durante la pandemia de COVID-19 nacen 140 crías de elefante en Kenia


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Durante la pandemia de COVID-19 nacen 140 crías de elefante en Kenia y en Sri Lanka disminuyen los enfrentamientos entre estos y las personas

140 crías de elefante nacen en Kenia durante la pandemia de coronavirus mientras en Sri Lanka diminuye los enfrentamientos entre estos y las personas Elefantes en Kenia.

Desde el inicio de la pandemia, en marzo pasado, han nacido 140 crías de elefantes en Kenia, en el parque nacional Amboseli.

Responsables del parque han dicho a medios locales que estas cifras son un "baby boom". Además de que creen que entre los factores de esta alta natalidad están las restricciones de circulación que hacen que haya menos turistas en el parque, así como el hecho de que este año ha llovido mucho en esa zona y se ha generado una gran vegetación que a su vez representa abundante comida.

"Hay mucho que celebrar por estas cifras", dijo Winnie Kiiru, de la fundación Elephant Protection Initiative, quien ha añadido que la pandemia también ha mostrado un aumento del competencia entre humanos y elefantes por la tierra.

Confinamiento redujo hasta en un 60 % las emisiones de gases de efecto invernadero en Ecuador Actualmente quedan alrededor de 350 mil elefantes en África, puesto que entre 10 mil y 15 mil son asesinados actualmente por cazadores furtivos, según datos de Nature Communications.

En tanto, según el canal alemán DW actualmente hay más de 34 mil elefantes en Kenia, donde han tenido un incremento grande desde 1989, cuando habían 16 mil elefantes.

"En los últimos dos años, hemos logrado controlar la caza furtiva en este país", dijo el ministro de Turismo de Kenia, Najib Balala, en un evento por el Día Mundial del Elefante, el pasado 12 de agosto.

Hecho positivo también en Sri Lanka

En Sri Lanka, el confinamiento a causa de COVID-19 también ha reducido los enfrentamientos entre humanos y elefantes, que frecuentemente finalizan de manera sangrienta, de acuerdo a activistas medioambientales, según AFP.

El año pasado un récord de 405 elefantes fueron abatidos por humanos en este país, frente a 360 en el anterior, según estadísticas gubernamentales.

Asimismo, 121 personas fueron muertas por elefantes, contra 96 en 2018. La mayoría de los paquidermos se acercan a las aldeas buscando comida a causa de la reducción de su hábitat.

"Podemos decir que el conflicto entre humanos y elefantes ha disminuido durante el confinamiento", afirmó Jayantha Jayewardene, especialista en elefantes reconocido internacionalmente, durante una conferencia en el marco del Día Mundial del Elefante, este miércoles.

"Pero esto es solamente algo temporal. Los agricultores comenzarán a defender sus cosechas y se reanudarán las matanzas", añadió de inmediato.

La mayoría de los elefantes son muertos por disparos o envenenados por los campesinos que intentan mantenerlos alejados de sus tierras. A pesar de que son considerados sagrados y están protegidos, los juicios por estas matanzas continúan siendo raros.

Sumith Pilapitiya, un defensor de los animales y exdirector general del Departamento de fauna y flora salvaje del gobierno, calcula una caída del 40% de las muertes de elefantes durante el confinamiento, que empezó en marzo y finalizó a fines de junio.

Una media de 240 elefantes por año han sido abatidos entre 2010 y 2017,y el ritmo aumenta, señala Pilapitiya.

Bebés gemelos

"El elefante asiático es una especie catalogada 'en peligro'", por lo que no podemos permitirnos perderlos a este ritmo", señaló a la AFP.

Espera que una "disminución significativa" de las muertes se constate en un balance del periodo en que la gente de todo el país sólo podía abandonar sus hogares para obtener lo esencial,

El último censo estableció una población de elefantes en Sri Lanka de unos 7.000, frente a 12.000 a principios del siglo XX.

Un nuevo panel de expertos se reunía por primera vez este miércoles, en el Día Mundial del Elefante, para determinar medidas que faciliten el vínculo entre los grandes mamíferos amenazados y los humanos. "Podría ser el momento propicio y esperamos que el gobierno tome en cuenta las recomendaciones de este comité", señaló.

Durante el confinamiento, Pilapitiya acompañó a zoólogos que habían detectado crías de elefantes gemelos en el santuario de Minneriya, ubicado al noreste de Colombo, el primer par visto vagando libremente en Sri Lanka, y una rareza en el mundo entero.

No obstante, el cierre de parques naturales a causa de covid-19 ha obligado al gobierno a tomar medidas contra los cazadores furtivos de paquidermos, atraídos por sus colmillos y carne. Sin embargo, las necesidades de personal para luchar contra la pandemia ha sido una complicación.

El confinamiento finalizó el 28 de junio, y Sri Lanka abrió sus fronteras. El santuario de Pinnawala lo hizo el mes pasado, pero los 84 elefantes por ahora no se han visto perturbados por los turistas.

"Casi nadie viene durante la semana", constata Suneth Sanjeeva, dueña de una tienda a 80 km al este de Colombo. Un restaurante cercano, con 200 cubiertos, está casi desierto.