todanoticia

Farandula

Fallece John Saxon, un alopécico icono del cine de género


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- John Saxon participó en 'Operación Dragón' , protagonizada por Bruce Lee (Archivo)

Como Michael Ironside, con quien a menudo se le confundía, John Saxon pertenecía al club de calvos con carisma que Hollywood reservaba para roles secundarios.

De los años 50 a la actualidad, participó en casi 200 títulos de cine y televisión: a sus 84 años, todavía seguía trabajando. Se le recordará por el clásico de artes marciales Operación Dragón (Robert Clouse, 1973), al que llegó siendo cinturón negro de kárate, así como por numerosas películas de género, y por su participación en culebrones de los años 80 como Falcon Crest y Dinastía.

Hijo de inmigrantes italianos de los barrios bajos de Brooklyn, fue bautizado como Carmine Orrico. Estudió con Stella Adler en el Actors estudio, y fue rápidamente descubierto por el despiadado cazatalentos Henry Willson, recientemente retratado por Jim Parsons en la serie de Netflix Hollywood. Cuando llegó a California, ya se presentó como John Saxon.

Obtuvo su primer papel relevante en una película de delincuentes juveniles (Running Wild, 1955), para acabar siendo presentado a bombo y platillo en Sombra en la noche (1956), un drama protagonizado por la nadadora Esther Williams. Entonces todavía tenía pelo, y como otros representados por Willson –Rock Hudson, Troy Donahue, Tab Hunter…, los llamados beef cake (pasteles de carne)– se convirtió en un fugaz astro adolescente.

A principios de los 60, lo vio claro, y admitió que estaba dispuesto a encarnar a todo tipo de villanos ya fueran mexicanos, indios o mongoles.

Aprovechando su dominio del idioma, probó suerte en su segunda patria, y Mario Bava lo fichó para el giallo -aquel estilizado cine de terror italiano– La muchacha que sabía demasiado (1963), antes de trabajar para otro gran maestro del género como Dario Argento en Tenebre (1982).

Tampoco despreció otros populares géneros italianos como el spaghetti western (Llego, veo, disparo) o el poliziesco (Nápoles violenta).

Aunque su más icónico rol llegó con la citada Operación Dragón, una gran producción de la Warner rodada en Hong Kong y estrenada poco después de la trágica muerte de Bruce Lee, en la que Saxon daba vida a un pícaro luchador endeudado por su afición al juego.

En las últimas cuatro décadas de su longeva carrera, además de sus apariciones televisivas (Se ha escrito un crimen, Melrose Place), destaca su participación en la saga Pesadilla de Elm Street, donde daba vida a un agente de la ley, otro de sus papeles recurrentes, como en Navidades sangrientas (1974) o Abierto hasta el amanecer (1996), informó La Vanguardia.