todanoticia

Estados Unidos y Canada

Juez en Estados Unidos ordena suspender segunda ejecución


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Wesley Ira Purkey violó y asesinó a una niña de 16 años, luego la desmembró, quemó y arrojó su cuerpo en un tanque séptico. Foto / Infobae

TERRE HAUTE, Indiana, EE.UU. (AP) — Un juez en Estados Unidos ordenó el miércoles suspender la que habría sido la segunda ejecución federal tras una pausa de 17 años, al considerar denuncias de que el condenado sufre de demencia.

Wesley Ira Purkey, declarado culpable de un secuestro y asesinato brutal en 1998 iba a ser ejecutado el miércoles por inyección letal en una prisión en Terre Haute, Indiana, donde otro preso, Daniel Lewis Lee, fue ejecutado el martes al fracasar las apelaciones de último minuto presentadas por sus abogados.

La jueza federal de distrito Tanya Chutkan, en Washington, D.C., aprobó dos recursos de amparo contra la ejecución de Purkey. El Departamento de Justicia inmediatamente apeló ambas decisiones. Una pausa temporal ya estaba vigente, proveniente de la Corte de Apelaciones de 7mo Distrito.

Las decisiones tomadas a horas tempranas del miércoles presagian un frenético litigio en las horas antes de la programada ejecución de Purkey, similar a lo que ocurrió en días recientes previo a la ejecución de Lee después de una decisión de la Corte Suprema.

La ejecución de Lee, quien fue declarado culpable de matar a una familia en Arkansas en la década de 1990 como parte de una trama racista para erigir una nación exclusivamente de blancos, fue la primera de cuatro programadas para julio y agosto a pesar de que la pandemia del coronavirus ha llegado a las prisiones del país.

El crimen de Purkey

Wesley Ira Purkey violó y asesinó a una niña de 16 años, luego la desmembró, quemó y arrojó su cuerpo en un tanque séptico. También fue condenado en la corte estatal por usar un martillo para matar a golpes a una mujer de 80 años que sufría de polio y caminaba con un bastón. Fue sentenciado a muerte el 5 de noviembre de 2003 por un jurado en el Tribunal de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Missouri.

Purkey, de 68 años y de Lansing, Kansas, iba a ser el segundo preso federal en ser ejecutado, pero sus abogados probablemente seguirán presionando hasta que la Corte Suprema falle sobre su salud mental.

“Este tema de la condición mental del preso presenta fuertes argumentos en teoría”, estimó Robert Dunham, director ejecutivo de la organización Death Penalty Information Center.

“Anteriormente la Corte Suprema ha cancelado ejecuciones con base en este argumento. Es de esperar que la decisión sobre si Purkey vive o muere no llegará sino hasta el último minuto”, añadió.

Case: