todanoticia

Local

Perú registra 2,457 mujeres desaparecidas en primera mitad del 2020


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- "De enero a junio, se registraron 2.457 mujeres como desaparecidas, 737 adultas y 1.720 menores de edad." Foto / Proyecto puente

Un total de 2,457 mujeres fueron reportadas como desaparecidas en Perú durante el primer semestre del presente año, indicó la Defensoría del Pueblo de ese país.

"De enero a junio, se registraron 2.457 mujeres como desaparecidas, 737 adultas y 1.720 menores de edad. Es decir, cada día, fueron reportados un promedio de 14 casos, aproximadamente uno cada dos horas", informó el organismo en un comunicado.

La Defensoría manifestó su preocupación pues, salvo en los primeros días de la cuarentena por el COVID-19 (mediados de marzo), la tendencia de este problema ha ido en alza mes a mes.

Te puede interesar: Dictan pena máxima para el autor confeso de un infanticido en Bolivia

Por otro lado, se indicó que durante el confinamiento, finalizado el 30 de junio, se reportaron 1.100 mujeres desaparecidas, de las cuales 309 fueron adultas y 791 niñas o adolescentes.

La Defensoría solicitó al Gobierno "un adecuado registro y portal de personas desaparecidas que coadyuven a un tratamiento apropiado de la problemática", además de incluir esta forma de violencia en la legislación.

El 7 de julio, el organismo indicó que durante la cuarentena se registraron 28 femicidios en el país, sumando 65 en total durante la primera mitad de 2020.

Una de cada tres mujeres sufre violencia física

“En América Latina, en promedio una de cada tres mujeres ha padecido violencia física o sexual en una relación íntima a lo largo de su vida y una de las principales estrategias de control de los perpetradores de violencia doméstica es la de aislar a la víctima”, señalan desde la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Hoy, los violentos ya no necesitan ningún esfuerzo para aislar a la víctima. La pandemia de Covid-19 puso a la mayor parte de la humanidad en confinamiento obligatorio, dejando a las víctimas de violencia doméstica en condiciones de mayor vulnerabilidad, con muchos menos recursos disponibles.