todanoticia

Salud

Niño argentino venció al cáncer en plena pandemia del coronavirus


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El pequeño padecía de neuroblastoma, un tipo de cáncer que se forma en las células nerviosas. Foto: Referencia

Benjamín, un niño de solo tres años, ganó la primera batalla de su vida al vencer al cáncer en plena pandemia del coronavirus en su natal Argentina. El pequeño padecía de neuroblastoma, un tipo de cáncer que se forma en las células nerviosas. Después de un año y medio de análisis y someterlo a una serie de tratamientos, fue dado de alta y pudo volver a su casa, contó su madre Marcela García a Infobae.

Marcela nunca perdió la esperanza de que su hijo mostrara mejoras y decidió continuar con el tratamiento que incluía una intervención quirúrgica. La sensación de incertidumbre, pánico y constante estado de alerta no es algo nuevo que llegó con la pandemia, sino que comenzó cuando su hijo empezó a mostrar en su ojo izquierdo un moretón que cada vez se hacía más grande.

Después de que cumplió el año, noté que su ojo se ponía cada vez más morado. Lo llevé al hospital de Mar de Ajo y me dijeron que seguro era un golpe, pero yo volví a insistir porque no me quedé conforme con la respuesta. Le hicieron una tomografía y los resultados eran alarmantes: Benja tenía neuroblastoma en el ojo”, comentó García.

Luego del diagnóstico, el paciente fue derivado a Mar del Plata para poder iniciar el tratamiento. Sin embargo, tras notar que Benjamín tenía la barriga muy hinchada, y luego de una resonancia completa, los especialistas se dieron cuenta de que el neuroblastoma en el ojo era producto de un neuroblastoma más grande en el abdomen que hizo metástasis al ojo.

“Empezamos con las quimioterapias de alto riesgo. Luego de diez ciclos, nos mandaron a Buenos Aires, para operarlo en el Hospital Militar Central del ojo y por suerte pudieron remover el tumor completo. Tuvo una mejoría excelente que ni los médicos lo podían creer. Solo quedaba el del abdomen”, enfatizó García.

Madre e hijo fueron derivados al hospital Italiano para realizar un trasplante de médula que combatiría el neuroblastoma del abdomen. Marcela aún recuerda que a pesar de todo pronóstico, siempre tuvo fe en que su pequeño saldría adelante. Durante del tratamiento de Benjamín y de su recuperación del trasplante de médula, la enfermedad del COVID-19 empezaba a sonar en los pasillos del hospital.

No obstante, dijo que acató las medidas sanitarias establecidas para no perjudicar a su hijo ya que la enfermedad comenzaba a extenderse en todo el mundo. Explicó que le tuvo mucho respeto a la pandemia y hoy a más de 400 kilómetros de la zona del AMBA está agradecida de que estén sanos y salvos.