todanoticia

Belleza

¿Quieres lucir un rostro más joven? Este es el tratamiento más barato y efectivo


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Exfoliar, desinflamar y prevenir arrugas son algunos de los beneficios que un cubito de hielo puede proporcionarle a tu rostro. Aprende cómo debes usarlo para lucir una piel más sana y radiante.

El hielo es útil para aliviar la inflamación producida por la rosácea o en caso de alguna reacción alérgica, además de que minimiza la producción de aceite en la piel.

¿Quién no querría tener una piel hermosa, libre de grasa y otras imperfecciones? Y si es gratis, mucho mejor. Pues eso puede conseguirse con uno de los trucos al que quizá no se le dado el reconocimiento que en verdad tiene: el uso de los cubos de hielo.

Es una terapia fácil, barata y muy versátil que prácticamente todos tenemos en el refrigerador, y que seguramente hemos utilizado alguna vez para reducir la inflamación por algún golpe.

Sin embargo, también resulta muy útil para aliviar algunos problemas de la piel y aquí te decimos cómo utilizarlo.

  1. Recobra la luminosidad

Recupera el brillo de tu rostro con el frío del hielo, que aumenta la circulación llevando sangre y color a tu piel. Tu tez lucirá luminosa y saludable incluso antes de maquillarte.

Primero lava y seca bien tu cara. Luego envuelve el cubito de hielo con un paño limpio o colócalo en una bolsa de plástico y masajea suavemente sobre tu rostro y cuello, pero evita el área alrededor de tus ojos. Después deja que la piel se seque de forma natural.

  1. Reduce y retrasa la aparición de arrugas

Las arrugas son inevitables a medida que se envejece, pero si cuidas tu piel y la mantienes bien hidratada puedes retrasar su aparición. En este caso, el hielo ayuda a dar un efecto tensor y a conservar la humectación.

Lávate la cara con agua tibia y luego sécala. Envuelve el hielo y deslízalo suavemente por tu rostro hasta que se derrita. Esto también cerrará los poros.

  1. Alivia los ojos hinchados

Cuando tienes los ojos hinchados o cansados, las compresas frías son un remedio increíble y de rápida acción. Además de los cubos regulares de agua, puedes preparar algunos con leche o té verde. Sin embargo, el sitio web curejoy.com advierte que dado que la piel alrededor de los ojos es delicada, estos no deben usarse durante un período prolongado.

Lo mejor es que con tu rostro limpio y seco envuelvas el hielo con una tela de algodón y lo presiones de forma suave sobre tus ojos por períodos cortos. Luego seca la piel con una toalla.

  1. Exfolia la piel

Un tratamiento facial muy económico son los cubos de leche, cuyo ácido láctico ayuda a eliminar todas las células muertas de la piel, mientras el hielo mejora la luminosidad y brillo natural, sugiere el portal stylecraze.com.

También puedes agregar puré de pepino o arándanos para exfoliarte y obtener un efecto de estiramiento de la piel. Sobre tu cara limpia y seca, haz masajes suaves con el hielo hasta que se derrita. Finalmente, lávate con agua tibia.

  1. Es un “primer” natural

Convierte tu piel en un lienzo suave al minimizar los poros de forma temporal, frotando un cubito de hielo en todo tu rostro antes de aplicar la base. Así conseguirás un maquillaje impecable y más duradero.