todanoticia

Asia y Medio Oriente

Vuelos cancelados en Pekín ante preocupación por rebrote de COVID-19


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El repunte en China reforzó las peticiones de vigilancia cuando muchos países levantan las restricciones impuestas contra el virus para reactivar sus economías.

Pekín -

Más del 60% de los vuelos comerciales con destino y origen en Pekín fueron cancelados después de que la capital china subiera el miércoles su nivel de alerta por un nuevo brote de coronavirus, mientras otros países afrontaban cifras crecientes de infecciones y muertes.

El repunte en China reforzó las peticiones de vigilancia cuando muchos países levantan las restricciones impuestas contra el virus para reactivar sus economías.

La situación de prevención y control del virus en la ciudad se describió como “muy preocupante” en una reunión del Comité Permanente del Partido Comunista en Pekín, dirigido por el funcionario local de mayor jerarquía, el secretario del partido Cai Qi.

Según el sitio web de Global Times, un medio del Partido Comunista, indicó que 1255 vuelos con origen y destino en los dos grandes aeropuertos de la capital se habían cancelado para el miércoles por la mañana. El aeropuerto Beijing Capital suele ser el segundo más transitado del mundo por número de pasajeros.

Eso supone el 67% de los vuelos salientes y el 68% de los vuelos entrantes, indicó el periódico.

Ni la autoridad de aviación civil, ni los aeropuertos Beijing Capital y Beiing Daxing emitieron avisos públicos sobre cambios de normativa. Pero Beijing Capital dijo en su microblog que esperaba gestionar 500 vuelos el miércoles, muchos menos que en los días anteriores.

Las cancelaciones estaban entre los límites a los desplazamientos para entrar y salir de la ciudad, especialmente en las zonas más afectadas. Pekín prácticamente había eliminado los contagios locales del virus hasta los últimos días, cuando se detectaron 137 casos nuevos desde finales de la semana pasada.

La urbe de 20 millones de habitantes subió el miércoles su nivel de amenaza, de 3 a 2, lo que supuso cancelar clases, suspender reaperturas y endurecer los requisitos de distanciamiento social. China había relajado muchos de sus controles contra el coronavirus después de que el Partido Comunista declarase su victoria sobre el virus en marzo.