todanoticia

Tecnologia

Concorde, el sueño europeo que no vuela desde hace 17 años


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Air France y British Airways usaron el Concorde hasta 2003.

Quizá para muchos el volar sea más un difícil trámite para llegar de un lugar a otro. Sin embargo, hubo un tiempo en el que viajar en avión era un placer, un tiempo que tiene como uno de sus tantos fines cuando un sueño europeo dejó de volar luego de un grave accidente.

Hace unas pocas décadas habían personas que estaban dispuestas a pagar lo que hoy serían unos 10 mil dólares para realizar largas distancias de viajes en poco tiempo. Por ejemplo, partir de París o Londres y tres horas después estar en Nueva York. Eso se veía con el Concorde, un avión desarrollado por Reino Unido y Francia que marcó la aviación desde los 70 hasta inicios de este milenio (2003).

Ya no existe algo comparable a la experiencia ni a lo que representaba esta aeronave en la que sus pasajaros podían comer hasta langosta.

Pero muchos también recuerdan que este avión exclusivo -que no tenía separaciones en su cabina- como algo demasiado caro, incomodo e impráctico.

¿Por qué aerolíneas sudamericanas aplican ley de bancarrota en Estados Unido?

El Concorde nació en la posguerra en medio de una 'guerra' por desarrollar transportes que alcancen velocidades supersónicas, mientras Reino Unido y Francia sufrían una especie de depresión política tras dejar de ser protagonista del mundo durante la Guerra Fría entre la Unión Soviética y Estados Unidos, que también desarrollaron aviones parecidos (Boeing 2707 y Tupolev 144), pero sin buenos resultados.

Solo en este escenario Francia y Reino Unido se aliaron para crear el Concorde, nombre que simbolizaba la concordia y cooperación de ambas naciones que siglos antes tuvieron grandes diferencias y luchas. Incluso tuvieron que ponerse de acuerdo en el nombre, pues en inglés la palabra era Concord, sin e, pero terminaron aceptando la opción francesa esquivando las criticas locales diciendo que la e al final podía ser vista como la letra inicial de England (Inglaterra en idioma inglés) y Écosse (Escocia en francés).

El 21 de enero de 1976 se realizó el primer vuelo comercial del Concorde, más de seis años después del primer vuelo de prueba. Sin embargo, el avión hacía un ruido tremendo. Tanto que podía causar daños en las poblaciones por la que pasaba a toda velocidad porque provocaba un fenómeno llamado explosión sónica.

Además al inicio tuvo el gran inconveniente de que Estados Unidos no lo dejaba entrar a su espacio aéreo, dejando afuera del negocio una ruta de vital importancia. Poco a poco se fue levantando esa prohibición.

Según personas que viajaron en el Concorde, adentro también hacia un gran ruido. Expertos le agregan a eso que al ir a altas velocidades la temperatura aumentaba y hacía mucho calor, pero también indican que eso no le quitaba otra de sus características, el lujo. Además del hecho de mostrar de que lo podías pagar.

Los pasajeros del avión también tenían una sala de espera separada, espectaculares menús de alta cocina, bebían champán Dom Pérignon todo el vuelo, entre otros beneficios como encontrarte con políticos, actrices, modelos y otras personalidades.

Pese a la ilusión del principio, pocas aerolíneas lo utilizaron (2), con excepción de British Airways y Air France, por obvias razones. La última nunca obtuvo ganancias con él y la primera afirmó haberlas tenido, pero nunco se demostró, según una publicación de diario español El País que resume su historia.

El avión cayó como una enorme bola de fuego, como una pequeña bomba atómica. Según un testigo del accidente.

A veces se piensa que el trágico accidente que tuvo un Concorde de Air France en el 2000 -en el que murieron 109 personas luego de que el avión explotó tras despegar del aeropuerto de París- hizo que dejara de volar, pero desde mucho antes tenía problemas, pues ya habían pasado tres décadas desde su estreno y no resultaba algo fuera de lo común en tecnología y no era económicamente sustentable. Razón por la que el accidente fue la excusa que faltaba para dejarlo en tierra para siempre.