todanoticia

Salud

La pandemia de coronavirus podría dejar nuevas normas de privacidad y vigilancia


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Las cámaras térmicas se están siendo más utilizadas.

La pandemia de coronavirus ha afectado la vida de las personas de muchas maneras. En algunos países también ha puesto en discusión hasta qué punto se puede restringir la privacidad con el fin de prevenir que el virus se extienda.

Sin embargo, desarrolladores de distintos países están creando herramientas que ayudan a vigilar a las personas con el pretexto de controlar la pandemia y que no aseguran la protección de los datos personales.

Las circunstancias actuales han hecho que se piense más en la salud que la gran vigilancia a la que se los está exponiendo, incluso al ir al comprar cosas simples a una tienda.

Organizaciones ya han visto con preocupación accciones como el rastreo de personas, de contactos, utilización de la tecnología para ubicar a gente por su teléfono o con drones. Así como la utilización de cámaras con reconocimiento facial o con medidores de temperatura en las calles.

Servicio a domicilio, consejos y apps para comprar víveres

Si bien la mayoría ha accedido a permitir esto durante la pandemia para controlarla, la mayor preocupación es que estas herramientas se conviertan en un 'arma' para controlar la disidencia cuando se regrese a la vida cotidiana, según el sitio especializado en tecnología Cnet.

Una plataforma para desarrollar este tipo de herramientas

Una plataforma tecnológica, Vantiq, se ha centrado en tecnología vinculada al rastreo y sus trabajos se han usado en tareas de cumplimento de destanciamiento social en lugares como mercados. Una muestra de cómo la tecnología puede ayudar y a la vez poner en jaque la privacidad.

Expertos no ven con buenos ojos que el nivel de control que se están tomando tenga como resultado una nueva normalidad supervigilada.

Edward Snowden, exespecialista de inteligencia de Estados Unidos y actualmente en el exilio por publicar información reservada, ha dicho que esto puede permitir extralimitaciones de los gobiernos y que lo más probable es que no se retroceda en esta área una vez que culmine la pandemia.

Para muchos el debate del uso de tecnologías de vigilancia se incrementará en los años venideros, centrándose en la seguridad pública y las enfermedades como el COVID-19.

Compañía lanza sistema automatizado para detección de temperatura y verificación de desinfección de manos ante el coronavirus

Mark Surman, director de Firefox Mozilla -famosa por su buscador-, afirma que siempre está presente el riesgo de afectar las normas que se esperan sobre la privacidad, especialmente cuando se ponen en uso herramientas que podrían marcar un precedente y quedarse en nuestras vidas.

En tanto, la demanda de escáneres de vigilancia térmica ha aumentado en algunos países. La compañía tecnológica FLIR Systems, el mayor fabricante de cámaras térmicas en el mundo, ha visto un incremento del 60% en los pedidos, según el diario The Washington Post.

En el caso de Vantiq, esta empresa no crea por sí misma la tecnología sino que le da las herramientas necesarias a sus socios estrategicos, a través de su plataforma, para que las hagan. Un ejemplo es su trabajo con la firma canadiense de software Bits in Glass, que está desarrollando una aplicación para que se pueda agendar cuándo ir de compras para evitar aglomeraciones. Además rastrear a los clientes para saber cuántos hay en la tienda en cada momento, algo que también podría servir en lugares donde se hacen eventos masivos.

Vantiq también ayudó a desarrollar un "sistema de seguimiento" de personas con COVID-19 en China. Se llama GiConnect y se basa en cámaras térmicas y de reconocimiento facial. También se lo ha vendido a empresas mineras y tiendas en ese país, según Marty Sprinzen, CEO de la compañía.

Vantiq dice que sus productos se usan en 7000 ascensores de Shanghai y esperan llegar a la cifra de 250 mil. Además que sus cámaras permiten reconocer incluso a personas con máscaras y saber si una persona tiene fiebre.

Con este tipo de tecnología se podría seguir a una persona contagiada y saber con quiénes estuvo en contacto y en qué zonas de un edificio. Sin embargo, expertos ya han mencionado que las cámaras térmicas no son efectivas para detectar casos con coronavirus, especialmente porque muchos no tienen síntomas.

Además las compañías están empezando a usar cada vez más software que permita controlar el trabajo que hacen desde casa sus empleados. Lo mismo ocurre con estudiantes de centro educativos preocupados por la ética de sus alumnos durante las pruebas.

Respecto a posibles malos usos de este tipo de tecnología, Sprinzen ha dicho que ellos no pueden controlar eso y asumen que sus herramientas se usan correcta y legalmente.

Otra crítica a sus productos podría ser qué se hace con los datos obtenidos de usuarios, puesto que podrían servir para la industria del marketing y la publicidad. Especialmente en lugares donde no hay leyes que enmarquen un uso legal sobre los datos obtenidos a través de aplicativos tecnológicos.