todanoticia

Economia y Finanzas

Cómo entender el 'lunes negro' que ha provocado la caída en las bolsas mundiales


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- NUEVA YORK. El comercio en Wall Street se detuvo temporalmente a principios del 9 de marzo de 2020, ya que las acciones estadounidenses se unieron a una caída global por la caída de los precios del petróleo y la creciente preocupación por el coronavirus. La suspensión se desencadenó después de que las pérdidas del S&P 500 llegaran al siete por ciento.

Riad -

Las principales bolsas europeas se hundieron al cierre de un lunes negro registrando caídas entre más del 7 y del 11%, muy afectadas como en días anteriores por la epidemia de coronavirus y el fracaso de las negociaciones entre la OPEP y Rusia.

El petróleo sufrió este día una caída de cerca del 30% en Asia, la más importante desde la Guerra del Golfo de 1991, consecuencia de la decisión de Arabia Saudita de rebajar drásticamente sus precios tras el fracaso la semana pasada de sus negociaciones con Rusia.

Wall Street también abrió con fuertes pérdidas este lunes, lo que llevó a una suspensión de los intercambios por unos 15 minutos. Hacia las 14H15 GMT, el Dow Jones registraba una caída de cerca del 5,62%. El Nasdaq bajaba 5,02% y el S&P 500 cedía 5,51%.

El barril de crudo WTI en Nueva York tuvo este lunes su peor caída desde la primera guerra del Golfo en 1991, con un descenso de más de 30% a inicio de la jornada, hasta los 27 dólares, un nivel de precios al cual muchos pozos de petróleo de esquisto en Estados Unidos dejan de ser rentables.

Jornada de desplome en las bolsas mundiales por la caída del petróleo y el temor al coronavirus La bolsa de Tokio también se vio afectada, en particular por el aumento del valor del yen, que afecta negativamente a las exportaciones, y el Nikkei cerró con una caída del 5,07%, un récord desde febrero de 2018.

Arabia Saudita provocó el hundimiento de los mercados mundiales reduciendo drásticamente el precio de su petróleo, una guerra de precios arriesgada para el príncipe heredero Mohamed bin Salman, en un contexto de caída de la demanda por la epidemia de coronavius.

La batalla podría constituir, además, una amenaza existencial para esta potencia del Golfo, pues coincide con una purga real que condujo a la detención del hermano y del sobrino del rey del Salmán.

¿La razón? La decisión de Arabia Saudita de bajar drástica y unilateralmente el precio del crudo tras el fracaso de las negociaciones de la OPEP con Rusia la semana pasada para recortar producción y frenar la caída de las cotizaciones.

¿Una táctica de negociación?

La semana pasada, Arabia Saudita, líder de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), presionó de nuevo para que se reduzca la producción de crudo y así compensar el declive de la demanda mundial a causa de la epidemia del nuevo coronavirus.

Pero Rusia, segundo productor mundial después de Estados Unidos, se opuso.

En respuesta, Arabia Saudita ordenó la mayor bajada de precios en 20 años, tratando de quedarse con un segmento de la parte de mercado de Rusia y sacudiendo los mercados financieros.

"Lo que hace Arabia Saudita podría ser una táctica de negociación para llevar a Rusia a la mesa, pero es poco probable que el mercado sea optimista a corto plazo", apuntó el banco de inversiones Berenberg.

Consecuencias económicas

Según los analistas, el hundimiento de los precios tendrá consecuencias notables, desde la erosión de los ingresos de las economías dependientes de la energía a la deflación mundial, pasando por una desaceleración de los proyectos de exploración petrolera.

Asimismo, podría ser particularmente devastador para los países del Golfo, que representan una quinta parte del abastecimiento mundial de crudo, y donde entre el 70 y el 90% de los ingresos públicos dependen del petróleo.

El domingo y el lunes, las Bolsas del Golfo se hundieron. La de Riad, la más importante de la región, cerró con una bajada del 7,8% el lunes, tras las caídas registradas en Asia y en Australia. En las plazas europeas y americanas, la situación era parecida.

Crac petrolero y purga real

El crac petrolero podría poner en cuestión las ambiciosas reformas económicas del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, financiadas con los ingresos petroleros y destinadas, precisamente, a que el país deje de ser tan dependiente del oro negro.

El desplome de los precios del petróleo coincide también con una purga real en la que los príncipes Ahmed bin Abdelaziz al Saud y Mohamed bin Nayef, hermano y sobrino del rey Salmán respectivamente, fueron detenidos la semana pasada por haber fomentado un golpe de Estado contra el príncipe heredero, según varias fuentes.

Según otra fuente próxima a la corte real, esos arrestos son un "mensaje" para asfixiar cualquier oposición a Mohamed bin Salmán antes de su entronización.

"La amenaza que pesa sobre el príncipe Mohamed no viene de sus rivales reales sino del hundimiento de los ingresos del petróleo y, con este, de sus ambiciosos planes económicos", consideró no obstante Kristin Diwan, investigadora en el Arab Gulf States Insitute, en Washington.

Rusia, en "mejor posición financiera"

El enfrentamiento entre Riad y Moscú, y los otros competidores petroleros, lo ganará el país más resistente.

Arabia Saudita tiene importantes reservas y extrae su crudo a unos costes que desafían cualquier competencia -solo 2,80 dólares el barril-, lo que le garantiza unos márgenes cómodos.

Pero, con une economía más diversificada, Rusia es un rival importante. "Es poco probable que Moscú ceda primero, seguramente [no lo hará] antes de tres o seis meses", según Chris Weafer, del gabinete de consejo Macro Advisory.

"Rusia está en una posición financiera mucho mejor para soportar una guerra de precios del petróleo, tiene unas reservas financieras con 80.000 millones de dólares más que las de Arabia Saudita", subrayó.

Pero la posición de Moscú podría cambiar si el precio del crudo cae por debajo de los 25 dólares el barril durante un largo periodo de tiempo, matizó Weafer.