todanoticia

Entretenimiento

Estreno de 'No Time to Die', nuevo filme de James Bond, se posterga 7 meses por coronavirus


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- La preocupación por el virus y el estreno inminente de la cinta venía gestándose desde hace varios días. Los planes de promoción en China, Japón y Corea del Sur ya se habían cancelado.

Debido a la preocupación global por el coronavirus, el estreno de la película de James Bond “No Time To Die” (“Sin tiempo para morir”) fue postergado siete meses. Ahora se estrenará el 12 de noviembre en el Reino Unido y el 25 en el resto del mundo.

MGM, Universal y los productores Michael G. Wilson y Barbara Broccoli informaron este miércoles en Twitter que la cinta llegará a las salas de cine en noviembre de 2020 en lugar de abril. Citaron la consideración del mercado cinematográfico mundial en su decisión.

Las películas de Bond obtienen gran cantidad de sus réditos en los mercados internacionales. El filme anterior de esta serie, “Spectre” (“007: Spectre”), recaudó más de 679 millones de dólares en el extranjero en 2015, de los cuales 84 millones llegaron de China.

La preocupación por el virus y el estreno inminente de la cinta venía gestándose desde hace varios días. Los planes de promoción en China, Japón y Corea del Sur ya se habían cancelado. Y el lunes, el popular sitio de los fans de James Bond MI6-HQ publicó una carta abierta dirigida a los productores en la que los exhortaba a postergar el estreno.

“Es hora de poner la salud pública por encima de las agendas publicitarias de estreno y el costo de cancelar eventos publicitarios”, decía la misiva.

Las agendas de producción y estrenos de Hollywood también se han trastocado por esta misma razón. La semana pasada, Paramount Pictures detuvo la producción de la séptima cinta de “Mission: Impossible” (“Misión imposible”), que tenía previsto filmar en Venecia, Italia. El estudio también pospuso el estreno de “Sonic the Hedgehog” (“Sonic: la película”) en China.

El brote del coronavirus empezó en China y ha llegado a varios países del mundo. En total, más de 94.000 personas se han contagiado y más de 3.200 han muerto debido a la enfermedad.