todanoticia

Mundo

El plan de paz de Trump propone un "Estado Palestino" con capital en Jerusalén Este


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El plan de paz de Trump propone un "Estado Palestino" con capital en Jerusalén Este y el reconocimiento de los territorios ocupados por Israel

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso este martes la creación de un "Estado Palestino" con su capital en Jerusalén Oriental y reconocer territorios ocupados por Israel, como parte de su esperado plan de paz para Medio Oriente.

Durante el anuncio en la Casa Blanca, acompañado de su par israelí, Benjamín Netanyahu, el mandatario indicó que su visión para la resolución del conflicto era "una solución de dos estados".

"Este es un día para que los palestinos pueden alcanzar la oportunidad de tener un estado como el que desean", dijo Trump, quien agregó que podría tratarse de una "última oportunidad".

Por qué el control del valle del Jordán es clave en el conflicto entre israelíes y palestinos Qué es el “pacto del siglo” de Trump para israelíes y palestinos (y por qué puede fracasar)

Tras el anuncio, el presidente palestino Mahmoud Abbas calificó al plan de paz en Medio Oriente de Trump como una "conspiración" y dijo que los derechos de su pueblo "no están en venta".

"Les digo a Trump y Netanyahu: Jerusalén no está a la venta, todos nuestros derechos no están a la venta ni a cambio de una ganga. Y su acuerdo, esta conspiración, no pasará", dijo Abbas en un discurso televisado en la ciudad de Ramala, donde tiene su sede provisional la Autoridad Nacional Palestina.

Los palestinos no fueron incluidos en la elaboración del plan y ya habían expresado que no aceptarán las condiciones propuestas por Trump.

Abu Zuhri, un portavoz de la organización palestina Hamás en Gaza, por su parte, consideró que la declaración de Trump sobre Jerusalén no tenía sentido y que la Ciudad Santa siempre pertenecerá a los palestinos.

"Los palestinos enfrentarán este acuerdo y Jerusalén seguirá siendo una tierra palestina", dijo a la agencia Reuters.

El mandatario estadounidense dijo que su país reconocerá los territorios ocupados por Israel, considerados como ilegales por la comunidad internacional y que han sido parte de las tensiones entre las partes por años.

También señaló que Jerusalén seguirá siendo la capital "indivisible" de Israel.

El hecho de que Trump mencionara que el potencial "Estado Palestino" tendría como capital a Jerusalén Oriental y que, al mismo tiempo, indicara que la Ciudad Santa seguiría siendo la capital israelí generó incertidumbre entre los expertos debido a que no queda claro cómo ambas propuestas serán compatibles.

Trump había discutido previamente el plan el lunes con Netanyahu, así como con el rival político de este último, Benny Gantz.

El diseño del plan duró unos tres años y tuvo entre sus "arquitectos" al yerno de Trump, Jared Kushner.

La presentación de la propuesta ocurre en un momento de tensión política tanto en Estados Unidos como en Israel.

Horas antes del lanzamiento en Washington, Netanyahu fue acusado de corrupción en su país, mientras el Senado estadounidense celebra un juicio político contra Trump.

¿Qué incluye el plan?

El plan de Trump prevé que los palestinos tengan un "territorio contiguo" para su estado, que ni israelíes ni palestinos sean "desplazados de sus hogares" y que el potencial Estado palestino reciba un amplio apoyo financiero, "si cumplieran una serie de demandas".

Entre ellas, Trump mencionó que los palestinos dejen de apoyar el "terrorismo" y a grupos como Hamás, así como que detengan las acciones contra Israel.

En varias ciudades palestinas hubo protestas en contra del plan de Trump.

El plan incluye además proporcionar US$50.000 millones en financiamiento internacional para construir la nueva entidad palestina y abrir una embajada en su nuevo estado.

Según Trump, en caso de aceptarlo, los palestinos tendrían cuatro años para negociar su acuerdo.

Entre los detalles de la propuesta divulgada por Trump se contempla:

Estados Unidos reconocerá la soberanía israelí sobre el territorio que el plan de Trump prevé será parte de Israel. La propuesta incluye "un mapa" que no trascendió y que, según Trump, ilustra los compromisos territoriales que Israel está dispuesto a hacer.

El mapa, según Trump, "duplicará con creces el territorio palestino y proporcionará una capital palestina en el este de Jerusalén", donde el mandatario prometió que abriría una embajada

Jerusalén "seguirá siendo la capital indivisible de Israel"

"Ningún palestino o israelí será desarraigado de sus hogares", lo que sugiere que los asentamientos judíos existentes en la parte de Cisjordania ocupada por Israel permanecerán Israel trabajará con el rey de Jordania para garantizar que se mantenga el status quo que gobierna el sitio sagrado clave en Jerusalén conocido por los judíos como el Monte del Templo y al-Haram al-Sharif para los musulmanes.

El territorio asignado a los palestinos en el mapa de Trump "permanecerá abierto y sin desarrollarse por un período de cuatro años". Durante ese tiempo, los palestinos pueden estudiar el acuerdo, negociar con Israel y "alcanzar los criterios de estadidad".

"Este es un día para que los palestinos pueden alcanzar la oportunidad de tener un estado como el que desean", dijo Trump.

¿Es este plan de paz un momento histórico?

Análisis de Paul Danahar, jefe de la oficina de la BBC en América del Norte y antiguo jefe de la oficina para Medio Oriente y Asia.

Sí, lo es y mucho. La clave con este plan de paz de Trump es que, a diferencia de todos los demás negociados por Estados Unidos, esta vez la Casa Blanca no busca la aprobación de Palestina antes de la implementación.

Los israelíes han dado luz verde para seguir adelante. Por eso hoy es un momento histórico.

Como acuerdo, es decir un pacto de ambos lados, el plan de Trump está muerto desde el comienzo. Pero como un diseño de la probable realidad sobre el terreno, está muy vivo.

Así que no deberíamos simplemente descartarlo como si no podría llegar a a ninguna parte.

Quien gane las elecciones israelíes en marzo adoptará este plan porque le da a Israel casi todo lo que quiere con muy pocas concesiones.

¿Cuál fueron las reacciones de las partes?

Netanyahu agradeció a Trump por el acuerdo y dijo que su país se comprometía a cumplirlo.

"El acuerdo del siglo es la oportunidad de un siglo, y no la vamos a dejar pasar", dijo.

Antes de las declaraciones del presidente palestino Mahmoud Abbas, los líderes palestinos habían rechazado el plan de antemano pues en su criterio busca imponer un gobierno israelí permanente sobre Cisjordania.

"El gobierno de Estados Unidos no encontrará un solo palestino que apoye este proyecto. El plan de Trump es la trama del siglo para liquidar la causa palestina", indicó el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina en un comunicado el domingo.

La soberanía del valle del Jordán es uno de los puntos de mayor desacuerdo en las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, convocó una reunión de emergencia del liderazgo palestino sobre el plan el martes por la noche.

Los palestinos rompieron contactos con el gobierno de EE.UU. en diciembre de 2017, después de que Trump anunció que reconocería Jerusalén como la capital de Israel y trasladar allí la embajada que se encontraba en Tel Aviv.

¿Cuál ha sido la política de Trump hacia Israel?

El anuncio de este martes va en línea con la actitud más tolerante que ha tomado Trump respecto a las acciones de Israel en el conflicto con los palestinos.

En noviembre pasado, el gobierno de Estados Unidos anunció que dejará de considerar como ilegítimos los asentamientos en tierras ocupadas por Israel en Cisjordania.

Los asentamientos están establecidos en tierras ocupadas en la Guerra de los Seis Días de 1967 que los palestinos consideran como propias y parte de un futuro Estado independiente.

Durante el gobierno de Trump, Estados Unidos ha finalizado tanto la ayuda bilateral para los palestinos como las contribuciones para la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA).

Y en noviembre, el secretario de Estado Mike Pompeo dijo que Estados Unidos había abandonado su posición de cuatro décadas de que los asentamientos judíos en Cisjordania eran incompatibles con el derecho internacional.

¿Cuáles son las principales desacuerdos entre israelíes y palestinos? Los principales motivos que han impedido un acuerdo entre las partes podrían dividirse en:

El estatus de Jerusalén: tanto israelíes como los palestinos tienen reclamos sobre la ciudad. Israel, que ocupó la parte oriental de Jordania en 1967, considera a toda Jerusalén como su capital. Los palestinos insisten en que Jerusalén Este, donde viven aproximadamente 350.000 de ellos, aspiran a que sea la capital de su añorado estado independiente. Estado palestino: los palestinos quieren un estado independiente propio, que comprenda Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este. Los primeros ministros israelíes han aceptado públicamente la noción de un estado palestino junto a Israel, pero no qué forma debería tomar. Benjamín Netanyahu ha dicho que cualquier estado palestino debe ser desmilitarizado y contar con los poderes para gobernarse a sí mismo pero no para amenazar Israel. Reconocimiento: Israel insiste en que cualquier acuerdo de paz debe incluir su reconocimiento como el "estado-nación del pueblo judío", argumentando que sin esto los palestinos continuarán presionando sus propios reclamos nacionales sobre la tierra, causando que el conflicto perdure. Los palestinos creen que reconocer a Israel como estado judío discriminará a la población árabe de origen palestino que vive allí, que son musulmanes, cristianos y drusos. Fronteras: Ambas partes tienen ideas diferentes sobre dónde deberían estar los límites de un potencial Estado palestino. Los palestinos insisten en las fronteras basadas en líneas de alto el fuego que separaron a Israel y Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza entre 1949 y 1967. Israel dice que esas líneas son militarmente indefendibles y nunca tuvieron la intención de ser permanentes. No ha dicho dónde deberían estar las fronteras, aparte de dejar en claro que su propia frontera oriental debería estar a lo largo del río Jordán.

Asentamientos: desde 1967, Israel ha construido unos 140 asentamientos en Cisjordania ocupada y en Jerusalén Este, así como 121 puestos de avanzada. Se han convertido en el hogar de unos 600.000 judíos israelíes. La mayoría de la comunidad internacional considera que los asentamientos son ilegales. Los palestinos dicen que todos los asentamientos deben ser removidos para que un estado palestino sea viable. Netanyahu ha prometido no solo no desarraigar ningún asentamiento, sino también someterlos a la soberanía israelí.

Refugiados: la ONU dice que sus agencias apoyan a unos 5,5 millones de refugiados palestinos en el Medio Oriente (la Autoridad Palestina dice que hay hasta 6 millones), incluidos los descendientes de personas que huyeron o fueron expulsadas por las fuerzas judías de lo que se convirtió en Israel en 1948. Los palestinos insisten en su derecho a regresar a sus antiguos hogares, pero Israel dice que no tienen derecho y señala que tal medida lo perjudicaría demográficamente y conduciría a su fin como estado judío.

¿Por qué Jerusalén está dividida?

La ciudad, una de las más antiguas del mundo, ha estado dividida entre Jerusalén oriental y occidental desde el final de la guerra árabe-israelí en 1948.

Para dividir ambas partes se trazó una Línea Verde, que era la línea de demarcación entre las fuerzas combatientes.

El área occidental, que estaba habitada principalmente por judíos, quedó bajo hegemonía israelí, mientras que el área oriental, habitada principalmente por palestinos musulmanes y cristianos, quedó bajo control de Jordania.

La ciudad, una de las más antiguas del mundo, ha estado dividida entre Jerusalén oriental y occidental desde el final de la guerra árabe-israelí en 1948.

Los árabes que residían en los barrios de la parte occidental fueron obligados a marcharse hacia el este y viceversa, los judíos que residían en la parte oriental tuvieron que irse.

Entre 1949 y 1967 Israel controló la parte occidental y Jordania tomó el control de la parte oriental, que incluye la ciudad vieja de Jerusalén donde están los importantes sitios sagrados de judíos, musulmanes y cristianos.

En 1967, durante la guerra de los Seis Días, Israel capturó la parte oriental de la ciudad y extendió los límites municipales para colocar a toda Jerusalén bajo su soberanía y su ley civil.

Israel aprobó en 1980 una ley en la que afirmaba que Jerusalén era "una parte integral de Israel y su capital eterna".