todanoticia

Estados Unidos y Canada

Donald Trump dice que el ataque buscaba "parar", no "comenzar una guerra" con Irán


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- PALM BEACH. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, hace una declaración sobre Irán en la finca Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida. Trump dijo que Estados Unidos no busca la guerra o el cambio de régimen con Irán, menos más de un día después de que Estados Unidos lanzó un ataque aéreo en Bagdad que mató al principal general de Irán, Qasem Soleimani.

A 10 meses de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Donald Trump, duro crítico de las intervenciones militares de su país en Medio Oriente, tomó la decisión más arriesgada de su mandato al ordenar el asesinato del general iraní Qasem Soleimani.

El ataque con dron que mató en Bagdad al hombre clave de la influencia iraní en el extranjero es una decisión de consecuencias imprevisibles.

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó este viernes que no busca "un cambio de régimen" en Irán tras ordenar el asesinato del general iraní Qasem Soleimani en Bagdad.

Trump señaló haber actuado para "parar" una guerra, no para comenzar una, y justificó su decisión alegando que Soleimani preparaba ataques "inminentes" contra diplomáticos y militares estadounidenses.

"Soleimani había convertido la muerte de inocentes en una pasión repugnante", declaró Trump, antes de amenazar a los "terroristas" que atacan a los estadounidenses.

"Los encontraremos. Los eliminaremos. Siempre protegeremos a nuestros diplomáticos, a nuestros soldados, a todos los estadounidenses y a nuestros aliados", añadió el presidente desde su residencia en Mar-a-Lago, en Florida, donde está de vacaciones.

"Tengo un respeto profundo por el pueblo iraní", agregó. "No buscamos un cambio de régimen".

Irán promete venganza

Irak teme "una guerra devastadora", Irán ya prometió vengarse "en el momento y el lugar apropiados", y el Pentágono anunció el despliegue de entre 3.000 y 3.500 soldados estadounidenses adicionales en el Golfo.

Aunque Trump suele emplear una retórica guerrera, hasta ahora siempre se había mostrado cauto antes de lanzar ofensivas. En junio de 2019, por ejemplo, afirmó haber anulado a última hora bombardeos contra Irán.

Tres años después de su llegada al poder, el presidente de la primera potencia mundial tendrá que gestionar su primera gran crisis de política exterior en un contexto complicado, con la apertura de un proceso de destitución en su contra y una campaña electoral que se anticipa muy agresiva.

"Es una mezcla potencialmente aterradora que exige decisiones prudentes, sensatas, y un mando estable y firme", dice sin ocultar su preocupación Aaron David Miller, exdiplomático en administraciones demócratas y republicanas.

Las primeras reacciones del multimillonario republicano, que defiende su forma de actuar "por instinto", no tranquilizaron a quienes se preocupan por sus improvisaciones en temas geopolíticos complejos.

Fiel a su estilo de comunicación iconoclasta y provocador, el jueves por la noche, tras el anuncio de la muerte de Soleimani, tuiteó la imagen de una bandera estadounidense sin una palabra.

Desde su lujosa residencia de Mar-a-Lago, en Florida, donde pasa sus vacaciones, Trump añadió este viernes en Twitter una frase ambigua: "Irán nunca ha ganado una guerra, pero jamás perdió una negociación".

Para el exdiplomático estadounidense Nicholas Burns, profesor en Harvard, el asesinato de Soleimani era legítimo si el general iraní preveía realmente ataques contra instalaciones estadounidenses. "Pero ¿anticipó Trump las 15 jugadas siguientes en el tablero de ajedrez?", se pregunta.

Irán podría responder atacando a los aliados de Estados Unidos en el Golfo Pérsico y a su infraestructura petrolera. Los estadounidenses culparon a Irán de un sofisticado ataque en unas instalaciones petroleras de Arabia Saudí en septiembre que interrumpieron de manera temporal su producción de crudo.

Otra cosa que podría ocurrir es que Irán abandone el acuerdo nuclear de 2015, que se ha visto debilitado desde que Trump retiró a Estados Unidos en mayo de 2018 y reimpuso unas fuertes sanciones.