todanoticia

Tecnologia

La NASA descubre un nuevo planeta "infernal"


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- La temperatura de la superficie en 'HD 213885b' es de aproximadamente 1.854ºC.

Un nuevo planeta fue encontrado a más de 156 años luz de la Tierra. Este cuerpo celeste es considerado el nuevo planeta infernal destronando así al "55 Cancri".

El "HD 213885b" fue encontrado por el cazador de mundos el Satélite de Estudio de Exoplanetas en Tránsito o TESS de la NASA.

La NASA ha encontrado depósitos de agua helada en Marte

El planeta orbita cerca de una estrella tipo "G" que es muy parecida a nuestro Sol, además es 9 veces más pesado que la Tierra y 1.7 veces más grande, catalogada como una "súper tierra". La temperatura de este planeta se estima en 1854 grados centígrados, esto asegura que la superficie del planeta es de lava. Además de este nuevo "planeta infernal" se descubrió uno con el mismo peso del planeta Neptuno, este es el "HD 213885c" que orbita a 5 días de distancia del nuevo astro.

Los que descubrieron este extraño planeta notaron que tiene una similitud con el planeta "55 Cancri", que es otra súper tierra muy caliente, a unos 42 años luz de nuestra Tierra. Los dos cuerpos celestes tienen masas y diámetros similares, su única y gran diferencia son las altas temperaturas registradas. Los dos nuevos planetas se registraron como exoplanetas por un equipo de científicos dirigidos por Néstor Espinoza, del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial de la NASA en Baltimore.

Un microbio que come meteoritos podría explicar el origen de la vida en la Tierra

El telescopio que descubrió este astro tiene como misión principal encontrar cuerpos celestes habitables. El pasado agosto el TESS descubrió el GJ 357 d, una súper Tierra, que orbita en la constelación de Hydra. Este astro fue considerado por la NASA con potencial para ser habitado. es considerado por ser 40% más frío que el Sol y además tiene la tercera parte de su masa; con estas características la convierte en una zona habitable, siempre y cuando su atmósfera permita atrapar suficiente calor de su estrella para generar condiciones similares a la Tierra.