todanoticia

Mundo

OFENSIVA: "Toda la frontera entre Siria y Turquía está ardiendo"


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Una columna de humo en la fronteriza Tel Abyad, en plena ofensiva turca.

Turquía ha intensificado este viernes la ofensiva que mantiene contra las ciudades fronterizas del norte de Siria controladas por las milicias kurdas y grupos aliados, atacando con aviación y artillería, en una confrontación que fuentes de los insurgentes locales dijeron que en algunas aldeas se está librando "cuerpo a cuerpo".

Los aviones turcos han vuelto a emplearse con especial énfasis en las localidades de Tel Abyad y Ras al Ain, el principal objetivo de las tropas turcas. En esta última población, las tropas turcas parecen controlar más de una decena de aldeas del entorno. El propio Centro de Información de Rojava, una oficina afecta a la administración controlada por las milicias de la región norteña, reconoció que la localidad "se encuentra rodeada por tres lados".

Marvan Qaishlo, un portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), la coalición que lideran los combatientes kurdos, reconoció que la virulencia de los combates se ha extendido a Tel Abyand.

"En estos momentos, Tel Abyad -una población siria situada en la linde divisoria de ambos países- asiste a las batallas más intensas de los últimos tres días", declaró Marvan Qaishlo, un portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), la coalición que lideran los combatientes kurdos.

"Toda la frontera está ardiendo", añadió en sus declaraciones a la agencia Reuters. El caos generado en la región norteña ha llegado incluso a una de las principales poblaciones del área, Qamishli, que ha sufrido un atentado con coche bomba que los medios kurdos atribuyeron a los activistas del Estado Islámico que todavía siguen peleando en la zona.

Los medios turcos aseguran que Ankara ha movilizado a una significativa fuerza que incluye dos brigadas acorazadas, otras dos de infantería mecanizada, miles de soldados de diferentes unidades de comandos y operaciones especiales, y miles de paramilitares sirios vinculados al llamado Ejército Nacional Sirio.

Aunque puede parecer una ironía -dada la pugna política que han mantenido en los últimos años Ankara y Tel Aviv- la ofensiva y todo el proyecto de Turquía en el norte de Siria guarda un enorme paralelismo con la ocupación que mantuvo Israel de la franja sureña del Líbano a partir de la década de los 80 hasta el año 2000.

En aquel entonces, los israelíes usaron la misma dialéctica para justificar su ofensiva -la hipotética lucha contra "grupos terroristas"- y también recurrieron a la asistencia de grupos paramilitares locales aliados para controlar un amplio espacio de territorio del país árabe durante años.

Ahora, los milicianos kurdos están intentando frenar el avance de los blindados turcos lanzando emboscadas desde túneles excavados en la zona fronteriza, una táctica que provocó serias pérdidas a los israelíes en el Líbano.

Para Bilal Wahab, un analista kurdo citado por Rudawa, pese a la clara supremacía militar del ejército turco, el principal escollo que enfrenta Erdogan es también muy similar al que siempre ha desafiado los designios de Tel Aviv: que la victoria de sus soldados se convierta en una debacle política a causa de los daños causados a la población local.

"A diferencia de su superioridad militar, la legitimidad de la ofensiva turca en Siria ha sido condenada internacionalmente y se acentuará más con el aumento de las víctimas civiles y los refugiados", opinó el analista del Instituto de Washington para la Política del Cercano Oriente.

Más de 100,000 kurdos se sumaron a las filas de los desplazados que ha provocado la guerra de Siria durante la última arremetida del ejército turco contra el cantón de Afrín el año pasado. La ONU asegura que en sólo tres jornada ofensiva los desplazados que han huido de Tel Abyad y Ras al Ain son ya cerca de 70,000.

La crisis amenaza con desencadenar un significativo choque entre Turquía y la mayoría de las naciones de la Unión Europea, donde Francia ya ha exigido que se apliquen sanciones contra el Gobierno que lidera Erdogán.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, replicó también con aspereza a la amenaza del dirigente turco de permitir que los refugiados que acoge en el territorio de su país se trasladen hacia el resto de Europa. "Nunca aceptaremos que los refugiados se conviertan en una arma y sean usado para chantajearnos. Las amenazas del presidente Erdogan están totalmente fuera de lugar", opinó en un tuit.

El revés diplomático que ya se perfila para Erdogán podría adquirir una dimensión imprevisible ante el aviso que recibió por parte del secretario de Defensa de EEUU, Mark Esper, que advirtió que Turquía enfrenta "consecuencias serias" si no "interrumpe" de inmediato su ofensiva.