todanoticia

Africa

Papa arremete contra la ‘cultura del privilegio’


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- ANTANANARIVO. El papa Francisco caminó ayer con un bastón pastoral durante una homilía en la capital de Madagascar.

Cientos de miles de malgaches pobres de todo el país se congregaron ayer en Antananarivo para asistir a la misa del papa Francisco, que en su homilía arremetió contra “la cultura del privilegio y la exclusión”.

La ceremonia reunió a un millón de fieles en el lugar llamado Soamandrakizay (Un bien para la eternidad, unas 60 hectáreas de antiguos viñedos acondicionadas), más de los 800.000 que esperaba la Iglesia católica local.

En el inmenso terreno situado en un extremo de la capital los fieles esperaron al pontífice protegiéndose con plásticos del polvo barrido por el viento.

Pese a la fatiga de la espera y ataviados con sombreros amarillos y blancos, saludaron alegres a Francisco, quien llegó a bordo de un papamóvil fabricado en la isla de Madagascar.

En primera fila, frente a la tribuna, estaban las personalidades, bien vestidas, sentadas en cómodas sillas bajo toldos blancos. La homilía pareció dirigirse a ellos, los ricos de un país de 25 millones de habitantes, donde nueve de cada diez sobreviven con menos de dos dólares al día.

No hay que “manipular el Evangelio” sino “construir la historia en fraternidad y solidaridad, en el respeto gratuito de la tierra y de sus dones sobre cualquier forma de explotación”, dijo el pontífice.

Privilegio y exclusión

Francisco fustigó “ciertas prácticas que desembocan en la cultura de los privilegios y la exclusión”, criticando los ‘favoritismos’, ‘amiguismos’ que consideró ‘corrupción’.

Miles de personas tomaron desde el amanecer la carretera para ir a la capital malgache y asistir a la misa, otros llegaron en los últimos días a Antananarivo y durmieron en tiendas instaladas en las aulas de las parroquias y escuelas.

El papa visitó después una ciudad de 25,000 habitantes, Akamasoa (Buenos amigos, en malgache), creada sobre un antiguo vertedero de basura por el padre argentino Pedro (71 años), quien sacó a miles de personas de la miseria y es una figura central del catolicismo en Madagascar.

Una multitud de jóvenes se reunieron en un gimnasio para recibir al sumo pontífice.