todanoticia

Mundo

Pese a intentos de Trump, G7 rechazó el reingreso de Rusia: ¿por qué fue expulsada?


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Los países miembros del G7 no lograron un acuerdo sobre el reingreso de Rusia al grupo comercial, pese a la insistencia del presidente de Estados Unidos (EE UU), Donald Trump, durante la cumbre que se desarrolló en Biarritz Francia desde el pasado 24 de agosto.

«Tuvimos una discusión sobre Rusia» para decidir «si los invitamos de vuelta o no», dijo, Trump, al tiempo que aseguró que en el grupo hay «algunas personas a las que les gustaría ver a Rusia de vuelta. Creo que sería ventajoso para muchas cosas en el mundo. Creo que sería positivo».

La iniciativa del mandatario estadounidense se genera en medio de las recientes tensiones diplomáticas y económicas entre ambas naciones, fruto de las sanciones económicas impuestas por Washington a Moscú, quien en reiteradas ocasiones las ha rechazado. «No hay ningún beneficio con esto ni con otros intentos de Washington para ejercer presión sobre Rusia», señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso según la agencia de noticias Xinhuan.

Cabe agregar que la propuesta del jefe de la Casa Blanca, fue aceptada por nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte y el presidente francés Emmanuel Macron, con quien Trump se había reunido días antes de la cumbre del selecto Club para afinar detalles del reingreso de Rusia al grupo conformado por (Canadá, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Japón y Estados Unidos) y evaluar una posible invitación a la próxima cita en Estados Unidos (EE UU).

El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, reafirmó que el Kremlin estudiaría la invitación, si llegara a formalizarse, informó Sputnik mundo.

Sin embargo anteriormente Macron, se reunió el pasado lunes en París con Vladímir Putin con el objetivo de no mantener a Rusia alejada del diálogo multilateral, incluso si continúa excluida del G7.

Por su parte, Putin, afirmó que Rusia considera útil cualquier contacto con los países miembros del G7 y no descarta la reanudación del formato G8.

Donald Tusk cierra las puertas del G7 a Rusia

Sin embargo la reincorporación de Moscú no gozó de mucho tiempo de vida «dejemos el G7 como está ahora. El siete es un número de la suerte, al menos en nuestra cultura», dijo, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo en rechazo a la propuestas poco antes de que partiera la cumbre. Y agregó que la cita «será la más difícil en años».

«Es evidente que el presidente estadounidense y el resto del grupo siguen estando en desacuerdo sobre comercio, cambio climático y el acuerdo nuclear con Irán», afirmó Tusk.

«Pero lo que más me preocupa es que el orden internacional, basado en normas, está siendo atacado. Y lo que es bastante sorprendente, no por los sospechosos habituales, sino por su principal arquitecto y garante, los Estados Unidos», agregó Tusk según la BBC.

El G7 busca ser G8 nuevamente ¿ cuál es el interés?

Los interés que auspician esta propuesta se fundamenta en la importancia comercial de Rusias, cuya economía es la sexta más grande del mundo según una proyección de PWC citado por el diario El País.

El PIB per cápita es un muy buen indicador del nivel de vida y en el caso de Rusia, en 2018, fue de 9.710€ euros, con el que se sitúa en el puesto 64 del ranking y sus habitantes tienen un bajo nivel de vida en relación al resto de los 196 países del ranking de PIB per cápita.

Cabe agregar que dicha nación es el primer exportador de gas y uno de los líderes en la refinación de crudo.

Una expulsión por motivos geopolíticos

Rusia comenzó su participación como miembro de pleno derecho en 2002, con el grupo pasando a llamarse G8.

Luego en 2014 los países miembros se reunieron a precisión del entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sin consultarle a Rusia lo expulsaron por haber anexado Crimea a su territorio, luego que sus habitantes decidieron independizarse de Ucrania y adherirse al país euroasiático.

Obama definió la anexión como una agresión rusa a la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, así como una violación del orden internacional establecido tras la Segunda Guerra Mundial.