todanoticia

Asia y Medio Oriente

China advierte con ejercicios militares a los manifestantes de Hong Kong


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Cientos de efectivos de la Policía Armada Popular de China realizaron maniobras el jueves en un estadio deportivo de Shenzhen, mientras que el Departamento de Estado estadounidense expresó su preocupación de que puedan ser desplegados para disolver las protestas que afectan a Hong Kong.

No obstante, diplomáticos occidentales y asiáticos en Hong Kong dijeron que Pekín no está muy dispuesto a desplegar a su policía armada o al Ejército de Liberación Popular a las calles de la ciudad.

En la mañana de este jueves podían verse a efectivos uniformados en el Shenzhen Bay Sports Centre, y un periodista de Reuters también pudo escuchar gritos y pitidos.

Más tarde, la policía realizó ejercicios en los que se dividían en dos grupos, uno con camisetas negras similares a los que visten los manifestantes en Hong Kong. El otro siguió vestido con uniforme y usó escudos de control de multitudes para practicar cargas contra el primer grupo.

"Es la primera vez que he visto un encuentro a tan gran escala", dijo Yang Ying, una recepcionista en un centro de salud dentro del complejo deportivo. "Hubo ejercicios en el pasado, pero solían participar policías de tránsito. Nuestros amigos y las redes sociales, dicen que es por Hong Kong".

Diez semanas de enfrentamientos cada vez más violentos entre policías y manifestantes han sumido a la ciudad en su peor crisis desde que Reino Unido traspasó su poder a China en 1997. Las protestas representan uno de los mayores desafíos para el presidente Xi Jinping desde que llegó al poder en 2012.

El miércoles, el Departamento de Estado estadounidense mostró su preocupación por los reportes que alertaban sobre una concentración de fuerzas policiales chinas en la frontera con Hong Kong e instó al gobierno de la ciudad a respetar la libertad de expresión.

Los estacionamientos del estadio estaban ocupados por más de 100 vehículos paramilitares pintados de negro, incluyendo camiones para el transporte de tropas vehículos blindados, autobuses y jeeps.

Trump 'aconseja' a Xi Jinping

En tanto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este jueves que una reunión entre el líder chino Xi Jinping y los activistas prodemocracia de Hong Kong podría llevar a un final 'feliz' tras meses de protestas.

"Si el presidente Xi se reuniera directa y personalmente con los manifestantes, habría un final feliz y promisorio para el problema de Hong Kong. ¡No tengo dudas!", tuiteó Trump.

Junto a su mensaje, Trump incluyó un tuit que había escrito el miércoles sobre Xi, las relaciones comerciales con Estados Unidos y Hong Kong, que terminó diciendo: "¿Reunión personal?".

Algunos interpretaron este comentario como que el presidente estaba ofreciendo reunirse con su par chino.

Trump se ha mostrado reticente a criticar la postura de China sobre Hong Kong, indicando que considera los disturbios como un asunto interno de Pekín, mientras se concentra en las negociaciones para resolver una guerra comercial entre Estados Unidos y China.

"Por supuesto, China quiere alcanzar un acuerdo. ¡Dejémosles primero solucionar humanamente lo de Hong Kong!", tuiteó Trump el miércoles.

Pero los funcionarios del Departamento de Estado y los principales legisladores estadounidenses se pronunciaron en defensa de los manifestantes y advirtieron a Pekín que respetara la autonomía de ese territorio del sur de China.

El embajador de China en Londres advirtió que Pekín "no se quedará cruzada de brazos" si la situación en Hong Kong empeora y se vuelve incontrolable, señalando que tiene "suficientes medios y suficiente poder para reprimir los disturbios rápidamente".

La excolonia británica atraviesa su crisis política más grave desde que pasó a control de China en 1997.

Millones de personas salieron a las calles a principios de junio en rechazo a un proyecto de ley que autorizaba las extradiciones a China, en manifestaciones que derivaron luego en reinvidicaciones por el retroceso de las libertades y la injerencia de Pekín.