todanoticia

Local

No paran los asesinatos de periodistas en México


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Los periodistas mexicanos llevan varios años reclamando más seguridad para realizar su trabajo. En la foto, una protesta por los comunicadores asesinados en el 2017.

El asesinato del reportero Jorge Celestino Ruiz, ocurrido la noche del viernes, agudiza la tragedia del periodismo en México, donde esta semana otros dos comunicadores fueron ultimados y la redacción de un diario fue atacada con bombas.

Organizaciones como Reporteros Sin Fronteras (RSF) y Article 19 señalan al país como uno de los más peligrosos del mundo para ejercer el oficio, con 152 periodistas muertos desde el 2000 –10 en lo que va del 2019–, según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH).

Ruiz, corresponsal del diario Gráfico de Xalapa, fue asesinado a tiros en el municipio de Actopan, en la región central del estado de Veracruz.

El fiscal estatal Jorge Winckler confirmó el inicio de una investigación sobre el crimen del periodista, quien contaba con medidas de protección para él y su familia –debido a amenazas que había recibido por su labor–, las cuales no se estaban cumpliendo.

De acuerdo con el CNDH, hasta el jueves habían muerto 22 periodistas en Veracruz, el estado más peligroso para realizar este oficio. Le seguían Guerrero, con 17 casos, Oaxaca y Tamaulipas, con 16 cada uno, y Chihuahua, con 14.

El crimen de Ruiz ocurrió menos de 24 horas después de que Édgar Alberto Nava, director y editor del portal de noticias La Verdad de Zihuatanejo, en el estado de Guerrero, fuera asesinado en circunstancias que aún no han sido esclarecidas por las autoridades.

El pasado martes, el cadáver de Rogelio Barragán, director del portal periodístico Guerrero Al Instante, fue hallado en la cajuela de un auto abandonado en el vecino estado de Morelos.

El miércoles, las oficinas del periódico El Monitor de Parral, de la localidad del mismo nombre en el norteño estado de Chihuahua, fueron atacadas con bombas incendiarias.

Tras el atentando, el director del diario dijo a medios mexicanos que se trató de una amenaza para que dejen de publicar noticias políticas y policiales, y que pensaban acatar para preservar su integridad.

En un comunicado, la CNDH advirtió que los atentados dan cuenta del clima de inseguridad que enfrentan los comunicadores en México, así como del “alto nivel de violencia” y “las condiciones adversas” en que desarrollan su actividad.