todanoticia

Motor

Sebastian Vettel buscará abordar el Gran Premio de Alemania este fin de semana


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Protagonista de una salida de pista cuando tenía la carrera ganada, Sebastian Vettel, detenido junto a los muros protectores, golpea con rabia su volante: el germano aborda el Gran Premio de Alemania este fin de semana con la intención de redimirse del error cometido el año pasado.

«Debemos recuperarnos, yo particularmente, y tengo muchas ganas de correr en Hockenheim», afirmó el piloto de Ferrari.

Este error -iba líder y se dejó sorprender por la lluvia- no era su primero en 2018, pero sí se encuentra entre los que le han costado más caro.

Antes de este famoso Gran Premio, estaba en plena lucha por el título mundial con el británico Lewis Hamilton (Mercedes). Luego, Vettel se fue descolgando, consiguiendo solo un triunfo, en Bélgica a finales de agosto.

Y 2019 se ha puesto todavía más «difícil», según propia confesión: Ferrari está lejos de Mercedes (como demuestran los 164 puntos de distancia entre las dos primeras escuderías en la clasificación de constructores) y el piloto de 32 años se sitúa a kilómetros de su rendimiento en las dos últimas temporadas, cuando terminó subcampeón.

«¿Qué dirección tomar?»

En la tabla de pilotos, el nacido en Heppenheim, a unos cuarenta kilómetros de Hockenheim (oeste de Alemania), marcha 4º a 100 puntos de Hamilton, a 61 del finlandés Valtteri Bottas (Mercedes, 2º) y a 13 del holandés Max Verstappen (Red Bull, tercero).

Su compañero de equipo, Charles Leclerc, es 5º a tres puntos de distancia, pero el monegasco de 21 años ha causado mejor impresión.

Leclerc estuvo cerca de la victoria en dos ocasiones (en Baréin a finales de marzo y en Austria a finales de junio) mientras que Vettel ha dado que hablar por dos nuevos errores.

A principios de junio, en Canadá, se salió de la trazada cuando lideraba, pero los comisarios juzgaron peligroso su regreso a la pista por delante de Hamilton y le impusieron una penalización que le privó de la victoria.

Posteriormente, en Gran Bretaña a mediados de julio, terminó 16º y penúltimo luego de haber golpeado a Verstappen cuando ambos pilotos luchaban por la tercera posición.

El resultado: tercera carrera consecutiva sin subir al podio. Y todavía más especulaciones sobre su futuro, en plena temporada de fichajes.

«Es un momento difícil para Sebastian, que se encuentra sometido a una presión diferente a la que estaba acostumbrado», explicó Ross Brawn, exingeniero estrella de la Scuderia convertido en director deportivo de la F1. «Debe preguntarse qué dirección tomar ahora, sabiendo que, este año, sus opciones de llevar a Ferrari a lo más alto disminuyen».

«Cambiar de ambiente»

En Canadá, el germano tuvo que desmentir los rumores de retirada. Las sensaciones van ahora por un cambio de equipo -por qué no volver a Red Bull, donde fue campeón del mundo entre 2010 y 2013- y su contrato con la Scuderia termina a finales de 2020.

No cuenten con Helmut Marko, asesor especial de la escudería austríaca, para extinguir el incendio. «Sebastian debería cambiar de ambiente, es decir, de equipo», afirmó a la revista alemana Autobild. «Aunque no veo ninguna posibilidad en 2020».

La situación recuerda a la del año 2014, cuando Daniel Ricciardo le presionaba en Red Bull. El alemán no sumó ningún triunfo por primera vez desde 2007, mientras que el australiano, de su lado, atrapaba tres. El año siguiente se marchó a la mítica escudería italiana.

«No estoy demasiado preocupado», aseguró de todas maneras el piloto de Ferrari tras el GP de Gran Bretaña. «Sé que puedo tener mejores resultados el domingo».