todanoticia

Hijos

Falta de nacimientos en Europa y Asia preocupa a gobiernos


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Países del sur de Europa muestran una baja tasa de nacimientos. Además las mujeres tienen hijos a una mayor edad.

Hace una semana el papa Francisco visitaba Bulgaria y en medio de sus actividades habló de la despoblación del país, que está perdiendo habitantes más rápido que ninguno otro, según Naciones Unidas. Se espera que los actuales 7 millones de residentes de Bulgaria se reduzcan a 5,4 millones para 2050 y 3,9 millones para finales de siglo.

Este problema no afecta solo a Bulgaria, son varios los países que miran con negatividad su crecimiento poblacional y toman medidas para tratar de contrarrestarlo.

Según especialistas en demografía, desde fines de este siglo (XXI) comenzará un lento declive de la población.

Los más afectados son Europa y Asia, donde sus países buscan medidas para motivar a las mujeres y familias a que tengan más hijos.

En Francia se dan ayudas económicas en el embarazo y cuando se adoptan niños.

En Noruega, por cada hijo que tengan las familias reciben ayuda por 18 años. La región nórdica está afectada por una baja de la tasa de natalidad. Un fenómeno que amenaza a su preciado modelo social, vertebrado por la solidaridad entre generaciones.

Tanto en Noruega como en Finlandia o en Islandia, la fecundidad cayó a su mínimo histórico en 2017, con entre 1,49 y 1,71 hijos por mujer. Unos años antes, esa tasa rozaba el nivel requerido (2,1) para que se renueven las generaciones.

A largo plazo, esto conllevará menos activos en esas sociedades envejecidas que puedan asegurar la financiación de las generosas prestaciones sociales. Sobre todo, los largos permisos de paternidad o maternidad, que pueden durar hasta 480 días, como en Suecia.

Datos de la Unión Europea indican que la media del 2017 fue de 1,59 hijos por mujer en edad fértil, siendo Francia el más alto con 1,9 y Malta el más bajo con 1,26. España es penúltimo con 1,31, según El País.

En Europa del este naciones como Hungría o Polonia, lideradas por gobiernos conservadores, combaten las cifras con políticas pronatalistas.

El polémico primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ofrece ventajas fiscales y préstamos en condiciones más favorables a las parejas que tienen hijos. Pero Orbán lo hace también como un ferviente opositor de la inmigración. “Necesitamos niños húngaros”, ha dicho.

Entre las causas de la baja natalidad se enmarcan la situación económica –como lo caro que es conseguir una vivienda–, mujeres que deciden esperar más tiempo para ser madres o no quieren serlo.

La media de edad al tener un primer hijo es de 29,1 años en Europa.

En tanto, hace cuatro años China puso fin a su política de un solo hijo pensando en que las parejas tendrían un segundo hijo para ralentizar el envejecimiento de su sociedad. Sin embargo, no ha funcionado como esperaban.

Autoridades calculan que en los próximos 10 años el número de mujeres entre 23 y 30 años se reducirá un 40%.

Actualmente la población china mayor de 65 años representa el 11,4% y según proyecciones de la ONU, para 2030 subirá a 17,1%.

De acuerdo con BBC, la tendencia implica que este sector tendrá que ser mantenido por cada vez menos personas en edad laboral.

Mientras, en Corea del Sur, país con una de las tasas de natalidad más bajas del mundo, hay pocas expectativas de que eso mejore, especialmente con la generación ‘sampo’, que significa dejar tres cosas: relaciones sentimentales, casamiento e hijos. Esto, debido al costo económico y profesional que implica para las mujeres.

Japón vive algo similar. Alrededor de un 36% de su población superará los 65 años aproximadamente en el 2040.