todanoticia

Local

Oposición venezolana vuelve a salir a la calle pese a represión


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Cuerpos de seguridad venezolanos se enfrentaron ayer a manifestantes que respondieron a la convocatoria del presidente interino –reconocido por más de 50 países–, Juan Guaidó, a marchar durante el Día del Trabajo para continuar con la aplicación de la Operación Libertad, que tiene como fin sacar a Nicolás Maduro del poder.

Personas que marchaban para tomar un distribuidor de la autopista que enlaza el este y oeste de Caracas fue frenado por agentes de la policía nacional motorizados y funcionarios de la Guardia Nacional que dispararon gases lacrimógenos y perdigones para dispersarlos frente a la cercana base aérea Francisco de Miranda.

Muchos huyeron en busca de refugio en un centro comercial próximo, donde fueron recibidos por una lluvia de gases y perdigones.

Pese a las escaramuzas en la cercana autopista, otros manifestantes siguieron congregados en la plaza Francia del barrio de Altamira.

En tanto, ante cientos de seguidores concentrados en una avenida al este de Caracas, Guaidó afirmó que vienen “días duros” de persecución y represión a los opositores.

“Venezuela va a cambiar”, dijo Guaidó mientras la multitud gritaba: “Sí se puede”.

“Mañana (hoy) vamos a acompañar la propuesta que nos hicieron de paros escalonados, hasta lograr la huelga general... Si el régimen creía que habíamos llegado al máximo de presión, se equivocaron”, agregó Guaidó.

Levantando un cartel que decía “Venezuela libre”, Ana Camarillo, ama de casa de 46 años, decidió salir a marchar. “Estamos carentes de todos los principios, de todos los valores y estamos sumergidos en una falta de progreso. Ya es la hora de luchar por eso”, dijo la mujer.

Agregó que va a ir a todas las protestas que sean necesarias.

Cerca de ella estaba Iria Agreda, una religiosa de 27 años que decidió marchar para “luchar por la libertad y para acompañar al pueblo cansado de tanta opresión, de tanto dolor y tanta muerte”.

Venezuela está sumida en una profunda crisis económica que se ha extendido por cinco años, una severa escasez de bienes básicos y una hiperinflación que el Fondo Monetario Internacional estima que podría alcanzar este año 10’000.000%. Las dificultades económicas han desatado la migración de más del 10% de la población (casi tres millones de personas).

En tanto, partidarios de Maduro se acercaron al palacio presidencial de Miraflores para apoyar al líder socialista, que en su intervención dijo que los responsables de alzamiento militar serán capturados “más temprano que tarde”.

Maduro volvió a culpar a EE.UU. de lo que sucede en Venezuela y llamó a un diálogo del sector popular.

De acuerdo con Provea, organización de derechos humanos venezolana, con la muerte de un joven en las protestas del martes ya son 54 los fallecidos en manifestaciones en lo que va del 2019. Agrega que 53 de ellas fueron por impacto de balas y el 80% fueron responsabilidad de las fuerzas públicas.

El pasado martes se reportaron 109 heridos (60 en Caracas) y ayer la cifra iba en aumento desde la mañana. Hasta el cierre de esta edición la diputada Manuela Bolívar había dicho que ayer hubo 78 heridos y 89 detenidos.

La oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU condenó el uso excesivo de la fuerza en las protestas de ayer, en las que también se reprimió a periodistas.

El escenario de Caracas se repitió en varias ciudades del país, entre ellas, Cumaná, San Cristóbal, Maiquetía y Valencia.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, ayer se efectuaron protestas en apoyo a Guaidó en 23 estados del país.

La Sociedad Interamericana de Prensa condenó ayer la “censura informativa” impuesta en Venezuela por el régimen de Nicolás Maduro, a quien acusó de bloquear el acceso a internet cuando tenía lugar la sublevación de un sector de militares. Algo repetido ayer en las marchas opositoras.

Los militares serán el ‘árbitro’ de la disputa

Tras proclamar la derrota de los ‘golpistas’, Nicolás Maduro advirtió que no habrá impunidad, pero EE.UU. dijo que encarcelar a Juan Guaidó sería el “último error de la dictadura”.

EE.UU. advirtió al ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, que está ante la “última oportunidad” de cumplir lo que supuestamente prometió: apoyar la caída de Maduro.

Para Michael Shifter, de Diálogo Interamericano, las amenazas estadounidenses contra Maduro forman parte de una política que “parece haber sido elaborada más por deseos que por una estrategia clara” y no ayudan o son contraproducentes” para una transición.

El politólogo Luis Salamanca estima que Maduro y Guaidó entraron en una disputa por el respaldo de los militares, pilares del chavista, quien, según expertos, les ha otorgado amplia participación en el manejo de la renta petrolera.

“Algunos han sido ganados por Guaidó, pero los jerarcas siguen del lado del Gobierno", expresó el analista.

“Ni Maduro ni la oposición están en una posición fortalecida. Maduro hará todo para permanecer en el poder y la oposición hará todo para mantener la presión bajo el liderazgo de Guaidó. Pero el árbitro final serán las Fuerzas Armadas”, subrayó Shifter.