todanoticia

Cultura

Con la adoración de la cruz se recuerda la Pasión de Jesús


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- La obra Cristo crucificado, del pintor español Diego Velázquez, de 1632, realizada en óleo sobre lienzo, mide 249 × 170 cm y es propiedad del Museo del Prado. (museodelprado.es)

El Viernes Santo es un acto vespertino que comienza con la liturgia de la palabra en la que se leen dos lecturas y la Pasión según san Juan, a la que sigue la homilía y la oración universal. Concluye esta liturgia con la adoración de la cruz y la comunión con la eucaristía consagrada en la misa de la Cena del Señor.

Un rito propio de este día es la adoración de la cruz. Un altar sin manteles y el madero de la cruz sin la imagen de Cristo. En esta tarde, la desnudez del altar, símbolo de la de Jesús en el Calvario, y la austeridad de la ceremonia nos traslada al Gólgota, señala el portal webcatolicodejavier.org.

Es un acto de profunda seriedad, pero alumbrado por la gloria del madero en el que estuvo clavada la salvación del mundo.

El acto del Viernes Santo no es un funeral. La sencilla cruz de madera, sin la imagen del crucificado, que cruza la iglesia hasta el altar para allí ser adorada: el trofeo de la Pasión ante el que deberemos hacer genuflexión siempre que pasemos ante él, hasta que comience la Vigilia Pascual, indica webcatolicodejavier.org.

Día de crucifixión

Durante el Viernes Santo, el Cristianismo recuerda el juicio seguido por las autoridades judías y romanas contra Jesús, cuando fue azotado y obligado a llevar su cruz para luego ser crucificado, indica el portal prodavinci.com.

Según los evangelios, la muerte de Jesús sucedió un día viernes, por ocurrir un día antes del sabbat judío, según relato de San Juan.

Diferentes cálculos se han hecho del año de la crucifixión. El cálculo astronómico del año de la crucifixión ha sido debatido a lo largo de los años. El año 33 ha sido el más aceptado, luego de que Isaac Newton estimara el año 34, por la diferencia entre el calendario bíblico y el juliano.

En 1983, una publicación de la revista Nature calculó que el día exacto de la crucifixión de Jesús fue el viernes 3 de abril del año 33. El cálculo habría sido hecho reconstruyendo el calendario judío del primer siglo después de Cristo y ubicar la fecha del eclipse lunar que la Biblia, en el libro Hechos de los Apóstoles, se refiere a la “luna de sangre antes de que llegue el día del Señor”.

El oficio ceremonial del Viernes Santo es uno de los más particulares. En los primeros tiempos se realizaba una vigilia que comenzaba a la medianoche en la Iglesia romana y a las tres de la madrugada en la iglesia Galicana. Este rito se convirtió en los oficios de las horas canónicas, que derivaron en los ritos de duelo del Oficio de las Tinieblas, o Tenebrae, que se practican desde el Miércoles Santo.

Vigilia Pascual

La vigilia comienza en el exterior del templo con la liturgia de la luz y se ilumina la iglesia como signo de resurrección del Señor.

La liturgia de la palabra proclama las maravillas de Dios en la historia de la salvación, desde la creación del mundo al Misterio Pascual de Jesucristo; sigue la liturgia bautismal, y al final la asamblea acude a la mesa que el Señor, por su muerte y resurrección, preparó a su pueblo.