todanoticia

Tecnologia

110 años de la construcción del mítico Titanic


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- En un astillero de Belfast (Irlanda del Norte) empezó el 31 de marzo de 1909 la construcción del trasatlántico Titanic, que tres años después en su viaje inaugural se hundió con 2.224 personas a bordo al chocar con un iceberg cerca de las costas de Canadá.

En julio de 1908 la naviera White Star Line encargó al astillero Harland and Wolff Heavy la construcción del Titanic y de su gemelo, el Olympic. Este astillero luego ensamblaría al tercer integrante de la flota: el Gigantic, que tras el desastre naval de su antecesor se cambió su nombre a Britannic.

El empresario estadounidense J. P. Morgan financió los $ 7,5 millones de la obra (unos $ 180’000.000 en la actualidad). En esa época los buques de pasajeros más grandes y lujosos eran Lusitania y Mauretania, de la compañía Cunard.

Con el número 401 en el astillero, un ejército de 15.000 trabajadores empezó a erigir al Titanic con 27.000 toneladas del mejor acero de la época. Su casco, que se pintó de negro para diferenciarlo del Olympic, lo formaron unas 2.000 placas de acero de 3 metros de largo por 2 m de ancho, con un grosor de 2,5 centímetros. Estas estaban unidas por más de tres millones de remaches.​

Al mediodía del 31 de mayo de 1911 fue botado al mar ante una cien mil personas que presenciaron cuando la nave se deslizó al agua con la ayuda de 22 toneladas de sebo, aceite y jabón. Su bautizo no fue con la tradicional botella de champán que se estrella en el casco de la nave, porque esa no era una costumbre de ese astillero y para evitar supersticiones.

Cinco remolcadores llevaron al Titanic hasta un dique seco donde más de 3.000 hombres entre carpinteros, mecánicos, fontaneros, electricistas y decoradores lo equiparon con los mejores lujo de la época como piscina, gimnasio, cancha de squash, baño turco, salones de eventos y camarotes excéntricos, para que estuviera listo antes del 20 de marzo de 1912, fecha de su viaje inaugural que promocionaba la White Star Line. Sin embargo debido a las normas de seguridad de entonces, solo tenía botes salvavidas para 1.178 pasajeros.

La decoración interior del barco revelaba la clase social o el poder adquisitivo de quien pudiera disfrutar de ella, como la majestuosa escalera imperial que presidía la zona de primera clase del barco elaborada de madera de roble, de doble curva, con una barandilla lujosamente decorada en oro, y rematada por una cúpula de cristal por la que entraba la luz natural.

El ángel que decoraba la escalera, fue rescatado del fondo del mar en una de las primeras inmersiones.

Pero en abril de ese año el gigante trasatlántico fue retirado del dique seco para reparar al Olympic, que había colisionado con el barco de guerra británico Hawkel, lo que aplazó el viaje inaugural del Titanic hasta el 10 de abril del 1912.

Solo tres de sus cuatro chimeneas de 18,9 metros de altura eran funcionales; la cuarta solo era para ventilación y para dar una imagen más impresionante. Se colocaron dos hélices laterales de tres palas con más de 7 metros de diámetro y 38 toneladas de peso. La hélice central de cuatro palas medía más de 5 metros de diámetro y pesaba 22 toneladas.

Cuando zarpó desde Southampton (Inglaterra) a Nueva York (Estados Unidos), el Titanic era el buque más grande del mundo, con 268,83 metros de largo, 28 m de ancho y 54 m de altura.

El barco llevaba a gente dn la tragedia naval perecieron 1.514 personas, porque no contaba con suficientes botes salvavidas.

La naviera White Star Line no tomó en cuenta que los 20 botes salvavidas no podían alberga a todos los pasajeros. En el hundimiento pocos lograron subir a estos. La mayoría de pasajeros de tercera clases y lgran parte de la tripulación tenían chalecos salvavidas, pero esto no era suficiente para sobrevivir en las heladas aguas del Atlántico Norte, debido a que algunos perecieron por hipotermia o congelados hasta que llegó el primer barco a rescatarlos, el transatlántico Carpathia.

Los restos del Titanic fueron hallados en 1985 a una profundidad de 3.784 metros.

Los gemelos del Titanic

El Olympic fue el buque insignia de la White Star Line y el primero en navegar que sus hermanos Titanic y Britannic. Su viaje ianugural fue el 14 de junio de 1911 pero fue utilizado como buque de transporte de tropas durante la Primera Guerra Mundial, por lo que lo conocían como Old Reliable (Viejo fiable). Su último viaje lo hizo en marzo de 1935 para terminar en un desguazadero igual que el Mauretania.

En cambio el Gigantic era el tercer y último barco gigante de la naviera White Star Line. Cuando ocurrió la catástrofe naval del Titanic recién se encontraba en fase de ensamblaje en los astilleros de Belfast, por lo que se le cambió su nombre a Britannic. Fue botao el 26 de febrero de 1912 pero el gobierno británico en la Primera Guerra Mundial par movilizar tropas y para que funcione como un hospital flotante. En noviembre de 1916 fue destruido por una mina submarina cuando zurcaba el canal de Kea, en Grecia.

Presagio de tragedia

La tragedia del histórico barco ya había sido plasmada en 1898 en la novela Futility, or the Wreck of the Titan, de Morgan Robertson, donde se describe una gigantesca embarcación similar que también podía llevar a unas tres mil personas pero que tampoco tenía barcos salvavidas suficientes. La embarcación de esta obra se llamaba Titán.

A diferencia de los 268,83 metros de largo del Titanic, la embarcación Titán tenía 243.84 metros de extensión y ambos eran descritos como "insumergibles", pero ambos contaban con tres hélices y dos mástiles

En otra de las similitudes, ambar embarcaciones salían del puerto inglés de Southampton y coincidentemente en abril. Mientras el Titanic golpeó un iceberg en el Atlántico Norte, el Titán también colisionó con un bloque de hielo a 400 millas de Newfoundland (Terranova).

En el Titanic falleció más de la mitad de sus 2.224 ocupantes, mientras que en la novela solo sobrevivieron 13 de los 3.000 ocupantes, ya que por coincidencia ambas embarcaciones tenían solo 20 botes salvavidas.

'Ni Dios lo puede hundir'

Algunos historiadores dicen que el capitán del trágico barco, Edward Smith, acuñó la frase: “Este barco no lo hunde ni Dios”. Pero, otros se la atribuyen a la esposa del adinerado Albert Caldwell, quien al observabar a empleados que subían el equipaje en el puerto de Southampton le inquirió a uno de ellos: '¿Este barco no se puede hundir?', a lo que este le respondió: “Así es señora, ¡ni Dios mismo podría hundir este barco!".

La tragedia de esta embarcación ha sido inspiración de obras literarias, poemas, documentales e incluso películas como la película estadounidense Titanic (1997), escrita y dirigida por James Cameron, uno de los pocos que ha podido visitar en el fondo del mar los restos del enorme transatlántico. La cinta, ganadora de once premios Oscar, incluyendo las categorías de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Música, estuvo protagonizada por Leonardo DiCaprio, Kate Winslet, Billy Zane, Kathy Bates, Gloria Stuart y Bill Paxton.

Una réplica navegará en 2022

La compañía Blue Star Line, propiedad del político y millonario australiano Clive Palmer, luego de varias disputas legales y económica construye el Titanic II, una réplica del gigante barco hundido pero con tecnología de punta y además con suficientes botes salvavidas. "Tendrá el mismo diseño interior y de cabina que el barco original, al tiempo que integra los procedimientos de seguridad modernos, los métodos de navegación y la tecnología del siglo XXI”, sostiene Palmer.

El nuevo Titanic, cuya construcción costará alrededor de 491'527.326 dólares, con capacidad de 2.435 pasajeros y 473 tripulantes. Se prevé que zarpe en 2022, al cumplirse los 110 años de la tragedia, desde Dubai hacia Southampton antes de hacer el viaje original a través del Atlántico.

“El barco seguirá el viaje original, transportando pasajeros desde Southampton a Nueva York. Pero también circunnavegará el mundo, inspirando y encantando a la gente mientras atrae una atención incomparable, intriga y misterio en cada puerto que visita”, sostuvo.

Competencia en China

Sin embargo, la obra del australiano compite con un proyecto similar en China, donde a un costo de 196'000.000 de dólares se construye otra réplica del barco en el condado de Daying, en la provincia de Sichuan, pero en cambio permanecerá fondeado en el río Qi como parte de un parque temático con una simulación del choque y que se prevé que abra sus puertas este año.

Esta réplica será una de las principales atracciones en el Romandisea Seven Star International Cultural Tourism Resort, el cuál también ofrecerá un museo dedicado a la tragedia marítima de 1912, una playa artificial, baños turcos y lo que se conoce como “cine en 6D”.

Construccion del R.M.S. Titanic

Titanic departure