todanoticia

Europa

Quince años del terror islamista en trenes de Madrid


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- MADRID. Una de las fotografías que dio la vuelta al mundo cuando personal de rescate buscaba a las víctimas de los atentados terroristas contra trenes en la capital española.

Entre las 07:36 y las 07:40 (hora de España) del jueves 11 de marzo de 2004, diez explosiones consecutivas causaron conmoción y dolor en Madrid. Cuatro trenes del sistema de transporte de la capital española fueron el blanco de una célula terrorista que abandonó mochilas cargadas con unos quince kilos de explosivos cada una.

La primera detonación se produjo en el tren que ingresaba en la estación de Atocha, causando la muerte de 49 personas. Tres minutos después, otro tren que llegaba a esa estación sufrió una explosión que mató a 60 personas. Las últimas dos explosiones ocurrieron en las estaciones Pozo del Tío Raimundo, acabando con 67 vidas, y en la de Santa Eugenia, donde perecieron 15 pasajeros.

El resultado de ese día: 191 muertos y casi 2.000 heridos. Otra víctima falleció días despúes en el hospital y la última estuvo en coma diez años antes de perecer.

En estos atentados también murieron seis ecuatorianos: Oswaldo Cisneros (34 años), ​ ​Ángel Manzano (42), José Tenesaca (17), Neil Torres (38), Liliana Acero (26), Segundo Mopocita (37). Otros 148 compatriotas quedaron heridos por las explosiones.

La Policía detonó posteriormente otros dos artefactos y un tercero fue desactivado.

Al principio todo apuntaba a que los atentados eran obra del grupo separatista vasco ETA, ya que tres días después se realizaban elecciones generales.

El entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, garantizaba la derrota “completa y total” del terrorismo, refirió el portal elpais.com.

Pero la organización terrorista islámica Al Qaeda reivindicó el atentado con una carta enviada el 15 de abril al diario árabe Al Quds Al Arabi, en Londres. “Hemos logrado infiltrarnos en el corazón de Europa de las cruzadas, y golpear una de las bases de la alianza de las cruzadas”, señalaba la misiva firmada por las Brigadas Abu Hafs Al Masri. El grupo terrorista denominó a la operación “los trenes de la muerte” en represalia por la participación de España en la ocupación de Irak.

El 3 de abril la Policía española localiza en Leganés al comando terrorista que colocó los explosivos. Los siete sospechosos se atrincheraron en una vivienda, pero ante el asedio de las autoridades se suicidaron con explosivos. Un policía también falleció en el operativo.

A quince años de este ataque, España sigue en el nivel 4 de alerta antiterrorista, el segundo más alto en una escala del 1 al 5. Este nivel permanece activado desde el 26 de junio de 2015, trágica fecha en la que se produjeron atentados yihadistas en cadena en Francia, Túnez, Kuwait y Somalia, refiere el portal 20minutos.es.

La justicia ha procesado a 29 de los 116 imputados en el caso, entre ellos 15 marroquíes, 9 españoles, 2 sirios, 1 egipcio, 1 argelino y 1 libanés. Se ha solicitado un total de 270.885 años de cárcel para los procesados, agrega ese portal.

ETA abandona la lucha

La banda terrorista ETA anunció su abandono de las armas en mayo del 2018. El grupo se fundó en 1958 durante la dictadura franquista, tras la expulsión de miembros de las juventudes del Partido Nacionalista Vasco. Su primera acción violenta fue en julio de 1961.

En su último boletín interno denominado Zutabe, elaborado en abril del año pasado pero divulgado en noviembre del 2018, el grupo ETA asumió la autoría de 758 asesinatos y 2.606 “acciones”, entre las que incluye atentados no reivindicados hasta ahora, indicó el portal excelsior.com.

El pasado martes se divulgó el Libro Blanco y Negro del Terrorismo en Europa, donde España lidera el ranking de la Unión Europea con 268 víctimas desde el año 2000 con los atentados como el del 11 de marzo de 2004 en Atocha, junto a los de Cataluña en agosto del 2017 y los últimos ataques de ETA , reseña el portal rt.com.

Francia es el segundo país más castigado de la región con los atentados de París, Niza y Estrasburgo, entre otros, que dejaron 263 muertos. Reino Unido, con ataques en Londres y Mánchester, ocupa la tercera posición, con 121 víctimas.

El informe revela que de las 1.868 víctimas europeas en el siglo XXI, el 90% murió a manos del terrorismo yihadista.