todanoticia

Turismo

¿Por qué cuando viajamos el regreso parece más rápido?


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Este fenómeno, mejor conocido como el efecto del viaje de regreso, ocurre debido a ciertos procesos que influyen sobre la percepción del tiempo.

Todo el que ha viajado alguna vez en la vida, sabe que el trayecto de regreso parece mucho más rápido y corto que el viaje de ida. Esto ocurre en independencia de que, objetivamente, el trayecto y el tiempo sean los mismos .

Al respecto, los expertos aseguran que este fenómeno, popularmente llamado como el efecto de viaje de regreso, ocurre debido a ciertos procesos que influyen sobre la percepción del tiempo . Te lo contamos todo.

Estas son las razones por las que el viaje de regreso parece más rápido

Por extraño que pueda parecer, dos periodos de tiempo exactamente iguales pueden percibirse completamente diferentes. Así, la percepción del tiempo al poner un dedo sobre un sartén caliente durante un minuto, será completamente distinta a la percepción del tiempo durante un minuto de una película que disfrutamos.

La familiaridad, la sobrestimación del tiempo y la anticipación del destino podrían explicar este fenómeno

Teniendo esto en cuenta, si bien la medición del tiempo es objetiva, nuestra percepción de este es subjetiva y relativa. Sobre ello influyen varios factores, tales como las emociones asociadas a la situación. En este caso, el efecto del viaje de regreso representa otro ejemplo de la relatividad de imprecisión de nuestra percepción del tiempo.

Al respecto, investigadores de todo el mundo han planteado diferentes teorías que pretenden explicar este curioso fenómeno .

Al regresar, estamos más familiarizados con el camino

Una de las teorías para explicar este fenómeno, indica que el viaje de regreso se siente más corto debido a que ya estamos familiarizados con el camino. Para probar esto, se han realizado diversos estudios.

Por ejemplo, un equipo de investigadores de la Universidad de Kyoto, hicieron que los participantes observaran videos de personas que caminaban dos de tres rutas. De esta forma, se descubrió que solo los participantes que observaron un viaje de regreso, percibieron que este segundo trayecto era más corto .

En otro estudio, se observó que los estudiantes universitarios percibían los trayectos dentro del campus como más cortos, si estaban familiarizados con estos viajes.

Sobrestimamos el tiempo del viaje de regreso

Para explicar el efecto del viaje de regreso, otras teorías sugieren que, luego de regresar por el mismo camino, las personas sobreestiman el tiempo que tomará el trayecto. A fin de comprobarlo, un equipo de investigadores hizo que los participantes estimaran el tiempo de viaje en tres escenarios de la vida real .

Ante ello, los participantes percibieron el viaje de regreso como más corto, incluso si la ruta utilizada era distinta. Al respecto, los investigadores plantean que las personas subestiman el tiempo que tardaran en llegar a su destino y sobrestiman el tiempo que tardaran en regresar.

De hecho, los participantes que percibieron como más largos los viajes iniciales, experimentaron un efecto de regreso mucho más marcado.

Al anticipar el viaje, lo percibimos más largo

Finalmente, los investigadores sugieren que el viaje inicial parece más largo, debido a que las personas no saben qué esperar cuando lleguen a sus destinos. Para comprobarlo, un equipo de investigadores llevó a cabo un experimento en que llevaron a los participantes a diferentes destinos de diversas formas.

Mientras a unos los llevaron con los ojos vendados, a otros les explicaron a dónde iban y qué iban a hacer. Así, se observó que aquellos que no sabían que esperar del viaje , percibían el trayecto inicial como más largo que el regreso.

Finalmente, es importante tener en cuenta que ninguna de estas explicaciones contradice a la anterior. Más bien, pudiesen tomarse como complementarias para explicar por qué el viaje de regreso parece más rápido que el inicial.