todanoticia

Local

El asedio y persecución no cesan en Nicaragua


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA) que realizaron una protesta en el interior de la casa de estudios exigiendo la libertad de los presos políticos fueron rodeados por contingentes de policías antimotines. Mientras, se cumplía el tercer día del inicio de las negociaciones para salir de la crisis que vive el país.

La periodista Tífani Roberts, de Univisión, dijo que fue alcanzada por una bala de goma en la pierna cuando cubría el despliegue policial en la UCA.

El nicaragüense Álex Vanegas, un opositor que “corre para correr” a Daniel Ortega del Gobierno, fue detenido temporalmente un día después de salir de prisión junto con otro centenar de presos políticos.

“Auxilio, me están echando preso de nuevo”, gritaba Vanegas, de 62 años, mientras agentes de seguridad lo arrastraron a una patrulla, según videos distribuidos en las redes sociales.

El Maratonista, como es conocido Vanegas, fue apresado y liberado dos veces el pasado jueves. Fue detenido cuando se manifestaba con banderas de Nicaragua, lo que al parecer fue una violación de las condiciones en que se le permitió salir de prisión.

Vanegas había sido detenido el 2 de noviembre en un cementerio de Managua, acusado de “escándalo público” por correr en la calle portando una bandera como forma de protesta.

Las autoridades realizan una constante vigilancia en la capital y otras ciudades donde opositores protestan.

Los excarcelados, pero con libertad condicional, revelaron que sufrieron maltratos y humillaciones. Carlos, Yolanda y Patricia contaron que pasaron varios meses presos por protestar contra Ortega. Los amenazaron con tomar represalias contra sus familias y los condenaron por delitos que dicen que no cometieron.

Los liberados son solo una parte de las más de 770 personas que fueron detenidas durante las protestas.

“Nos dijeron que íbamos a ser supervisadas, filmadas, por medio de teléfonos o vecinos”, cuenta una de las excarceladas, la estudiante Yolanda Sánchez. “No me siento libre para nada, estamos con más miedo”, dijo la joven, quien fue apresada hace siete meses junto con su hermana Patricia después de asistir a una protesta.