todanoticia

Local

Para combatir a la delincuencia, el gobierno salvadoreño sube bono a policías y soldados


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Las pandillas son un problema que genera violencia y que no pueden solucionar en El Salvador.

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, anunció este martes un incremento de 300 a 400 dólares en el bono trimestral que reciben policías y soldados por su labor de combate a la delincuencia.

"Me reuniré con el consejo de ministros para que el día jueves podamos enviar un decreto a la Asamblea Legislativa para que se haga realidad el incremento al bono, que favorece fundamentalmente el esfuerzo que hace la Policía Nacional Civil", declaró el mandatario durante un acto en una academia policial.

Desde 2017 poco más de 23.000 agentes policiales reciben el bono de 300 dólares trimestrales, el cual aumentará a 400 dólares este año luego de que el decreto del mandatario sea aprobado por el congreso.

El aumento también beneficiará a unos 7.000 soldados que colaboran con la policía en labores de seguridad pública y a 2.000 custodios de centros penales.

El bono es financiado mediante un cargo de 5% a la factura de servicios de telefonía, internet y televisión por cable.

Ese tributo recauda anualmente unos 100 millones de dólares que, además de cubrir el bono para los agentes de seguridad, también financia proyectos contra la delincuencia, según el gobierno.

"El país ahora cuenta con una policía más profesional que garantiza la seguridad de la población", sostuvo Sánchez Cerén, cuyo mandato termina el 1 de junio próximo cuando entregará el poder al presidente electo Nayib Bukele por un período de cinco años.

Bukele tendrá como principales retos frenar la violencia de las pandillas y hacer crecer la estancada economía.

El Salvador registró 3.340 homicidios en 2018, 15% menos que el año anterior, aunque su tasa de 51 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2018 lo mantiene como uno de los países sin guerra más violentos del mundo.

Esa cifra supera el promedio mundial de 5,3 homicidios por cada 100.000 habitantes establecido en 2015 por la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito.