todanoticia

Latinoamérica y Caribe

Nicolás Maduro reprime para detener el ingreso de la ayuda humanitaria


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Varios camiones con ayuda humanitaria que estaban en el puente Santander fueron quemados por efectivos venezolanos.

Un día de tensiones vivió hoy Venezuela, cuando sus fronteras tuvieron la atención del mundo para saber si la ayuda humanitaria entraba desde Colombia y Brasil, en el día que había puesto como límite el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Pero lo que se mostró fue la represión que encontraron los miles de venezolanos que trataban de pasar la ayuda a través de dos puentes fronterizos: el de Santander (en Ureña) y el Simón Bolívar, que tienen unos 10 km de distancia entre ellos.

Medios venezolanos e internacionales vieron cómo los camiones que intentaban cruzar con cientos de personas recibieron gases lacrimógenos y perdigones, ocasionando decenas de heridos.

(Se ha podido ver) cómo (Maduro) viola el Protocolo de Ginebra, donde se dice claramente que destruir la ayuda humanitaria es un crimen de lesa humanidad”, Juan Guaidó

Lo reto formalmente a convocar elecciones, ¡señor fantoche, títere del imperialismo norteamericano! Va a ver quién tiene votos y quién gana elecciones en este país”, Nicolás Maduro.

Además de que varios de los camiones en el puente de Ureña fueron quemados por la Guardia Nacional. Así lo confirmó a medios internacionales Fernando Flores, asambleísta ecuatoriano presente para la entrega de ayuda humanitaria, quien dijo que guardias nacionales prendieron fuego a los camiones cuando cruzaron a territorio venezolano.

“Seguimos recibiendo el respaldo de la comunidad internacional, que ha podido ver, con sus propios ojos, cómo el régimen usurpador viola el Protocolo de Ginebra, donde se dice claramente que destruir la ayuda humanitaria es un crimen de lesa humanidad”, afirmó Guaidó.

Las personas que estaban cerca de los camiones intentaban rescatar del fuego lo que más se podía de los insumos.

De acuerdo al canciller colombiano Carlos Holmes, se registraron 285 personas heridas en la frontera: 255 venezolanos y 30 colombianos.

En tanto, en Santa Elena de Uairén se reportaron enfrentamientos entre la población y la Guardia Nacional. La organización Foro Penal había registrado hasta la tarde que cuatro personas habían muerto en el lugar. Además indicaron que los colectivos –grupos armados por el régimen de Nicolás Maduro– también habían atacado y amedrentado a las personas.

En Valencia hubo represión a las manifestaciones.

En Caracas, miles de personas se habían acercado a la base aérea La Carlota para pedirles a los militares que apoyen a Guaidó y no a Nicolás Maduro, quien sigue sin ceder en sus posiciones y mantiene cerradas todas las fronteras, espacio aéreo y marítimo de Venezuela ante lo que llama un intento de intervención extranjera.

“Lo reto formalmente a convocar elecciones, ¡señor fantoche, títere del imperialismo norteamericano! Va a ver quién tiene votos y quién gana elecciones en este país”, dijo Maduro a Guaidó, al criticar que este aún no haya llamado a elecciones como lo debe hacer un presidente interino. Sin embargo, la Asamblea Nacional, órgano reconocido internacionalmente como el único legítimo del país, ha dispuesto que hasta en el lapso de un año Guaidó llame a elecciones cuando se den las circunstancias para realizarlas.

Maduro también dijo que rompía relaciones con Colombia por su colaboración con Guaidó. Además llamó a los “soldados patriotas” a armar una revolución si algo le pasa.

“La paciencia se agotó”, indicó Maduro durante un encuentro con seguidores en la capital. “No podemos seguir soportando que se preste el territorio de Colombia para una agresión contra Venezuela”.

Mientras, desde Cúcuta, Guaidó junto con los presidentes de Colombia, Iván Duque; de Chile, Sebastián Piñera, y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, criticaban el accionar de Maduro y pedían repetidamente a la fuerza pública que se pongan del lado correcto y de la Asamblea Nacional.

“Esta lucha es de todos y por todos los venezolanos. Quiero hacerle un especial llamado al pueblo chavista y a quienes estuvieron cerca a que se sumen al lado de la Constitución, de la convivencia democrática y el bienestar para todos”, apuntó Guaidó en Twitter.

En el transcurso del día también se conoció de ataques y censura a la prensa.

A la suspensión del viernes de las señales de National Geographic se sumó ayer la del canal chileno 24 Horas, que fue bloqueado en la televisión por cable. Además se informó que policías lanzaron bombas lacrimógenas al edificio en el que estaban los periodistas en la ciudad de Ureña.

En tanto, indígenas venezolanos trataban de avanzar a la frontera con Brasil para presionar por el ingreso de ayuda internacional, desafiando el cierre fronterizo. Según la oposición, por esta vía habían logrado pasar el primer camión con ayuda.

“Unos 2.000 indígenas y ‘criollos’ de varias comunidades se han conformado en grupos y se están trasladando hacia la línea (fronteriza)” con Brasil, dijo Armando Obdola, de la oenegé Kapé Kapé, que trabaja en esa zona.

Al final de la tarde Guaidó anunció que un barco que traía 200 toneladas de ayuda humanitaria desde Puerto Rico, había sido amenazado de fuego por la armada venezolana.