todanoticia

Local

Perú moviliza a militares y policías contra minería ilegal en Amazonía


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Militares y policías peruanos lanzaron este martes una operación conjunta contra la minería ilegal en la Amazonía, principal causa de la deforestación.

Militares y policías peruanos lanzaron este martes una operación conjunta contra la minería ilegal en la Amazonía, principal causa de la deforestación, 13 meses después de que el papa Francisco llamara a proteger a sus comunidades y recursos naturales.

"Hoy (martes) se inicia la operación 'Mercurio'. Es una operación multisectorial para detener la minería ilegal. Las fuerzas ya están desplegadas", dijo a la prensa el general Luis Vera, jefe de Medio Ambiente de la Policía, en una base militar en medio de la selva en la región Madre de Dios, capital de la minería ilegal en Perú.

Trabajo minero suspendido y zona con resguardo policial en Azuay La minería ilegal, principalmente de oro, en selvas y ríos, causó la pérdida de más de 9.000 hectáreas de bosques amazónicos el año pasado, pero además genera otras actividades ilícitas como la trata de personas, el tráfico de mercurio, sicariato y prostitución, según las autoridades.

La operación fue lanzada en el terreno por los ministros de Defensa, José Huerta, e Interior, Carlos Morán, y serán desplegados 1.200 policías y 200 militares.

También fueron fiscales y funcionarios de una decena de servicios públicos en una remota y amplia zona selvática donde la presencia del Estado es casi nula, y los mineros ilegales destruyen reservas naturales en busca de oro.

"Vamos a instalar la presencia del Estado de manera permanente", dijo el general Vera, explicando que "la operación se hará por vía terrestre, vía aérea y vía fluvial hasta reforestar la zona en beneficio del país".

Los militares comenzaron a ser desplegados este martes en puntos selváticos en helicópteros Puma y otras aeronaves, para intentar detener la explotación minera en la zona de la Pampa, un área de Madre de Dios donde han sido devastadas unas 11.00 hectáreas, según las autoridades.

En esa explotación minera laboran unos 6.000 mineros, unos con métodos artesanales y otros con maquinaria pesada, y en las cercanías se formó un pueblo sin ley donde viven otras 25.000 personas. Todos los negocios de la aldea son ilegales, tanto cantinas, almacenes y licorerías como farmacias y prostíbulos.

  • Accidente de bus policial -

Pero la Operación Mercurio, cuya primera fase de despliegue de efectivos demorará dos semanas, comenzó accidentadamente: un autobús que trasladaba a policías y fiscales desde la ciudad del Cusco a Puerto Maldonado, la capital de Madre de Dios, se desbarrancó y murieron dos agentes y una fiscal, dijo el general Vera.

Otra decena de policías y funcionarios resultaron heridos y fueron trasladados a Puerto Maldonado.

"Lamentamos ese accidente pero eso no va a paralizar la operación", expresó el jefe policial, quien explicó que la intervención en la zona podría durar hasta dos años, si es necesario.

"Vamos a incautar (mercancías ilegales), vamos a detener y vamos a rescatar víctimas (de trata de personas), vamos a instalar controles en carreteras. Vamos a estar de manera permanente" en la selva, añadió Vera.

  • Los ruegos del papa Francisco -

Recientemente, imágenes satelitales obtenidas por el Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP, en inglés) develaron una aceleración de la deforestación en la parte peruana del principal pulmón verde de Sudamérica.

La superficie de bosques que se perdieron en los últimos dos años en la Amazonía peruana es de 18.440 hectáreas, lo que "equivale a 25.000 campos de fútbol", según el MAAP.

Hace 13 meses, el papa Francisco llamó a proteger la selva amazónica, que cubre más de la mitad del territorio de Perú.

En una visita a la Amazonía peruana en enero de 2018, el pontífice argentino lamentó la presión de las compañías multinacionales para explotar los recursos de esa vasta región, e hizo un llamado a proteger su medio ambiente y a los pueblos originarios.

"La Amazonía es tierra disputada desde varios frentes: por una parte, el neoextractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos que dirigen su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro, monocultivos agroindustriales", declaró Francisco en Puerto Maldonado, 900 km al este de Lima.

Con una superficie total de unos siete millones de kilómetros cuadrados, la Amazonía es una de las zonas con mayor biodiversidad en el mundo y su territorio está dividido entre nueve países. Brasil y Perú son los que poseen la mayor extensión.

Ante el avance de la deforestación, varias iglesias lanzaron en diciembre una iniciativa conjunta de defensa de la Amazonía peruana.

En la iniciativa participan evangélicos, adventistas, musulmanes, luteranos, bahai, así como líderes de pueblos amazónicos.