todanoticia

Asia y Medio Oriente

Kurdos sirios piden fuerza internacional frente a Turquía


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Los kurdos sirios piden el despliegue de una fuerza internacional en el noreste de Siria, en la frontera con Turquía, y exhortan a los europeos a no abandonarlos tras la derrota del grupo Estado Islámico (ISIS) y la retirada de las tropas estadounidenses.

Los países europeos "tienen compromisos políticos y morales" y "si no los respetan, nos abandonan", dijo Aldar Jalil, un alto responsable kurdo.

El dirigente exhortó además a Francia, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, a que trabaje por el despliegue de una fuerza internacional en la frontera con Turquía.

"Francia puede hacer una propuesta al Consejo de Seguridad en favor de nuestra protección: una fuerza internacional entre nosotros y los turcos, de la que forme parte, o proteger nuestro cielo", sugiere Aldar Jalil.

La milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG) domina la alianza kurdo-árabe de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) que se dispone a proclamar la victoria sobre ISIS.

Pero con el anuncio de la retirada de las tropas estadounidenses de Siria, anunciada por el presidente Donald Trump, los kurdos sirios aparecen más frágiles que nunca.

En efecto, tras ese anuncio de retirar próximamente a 2.000 soldados estadounidenses de las zonas bajo control kurdo, en el noreste de Siria, la vecina Turquía multiplica las amenazas de intervención.

Ankara considera "terroristas" a las YPG, y las califica de rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que libra una sangrienta guerrilla al Estado turco desde 1984.

La fuerza que piden los kurdos podría asemejarse a la Finul desplegada por la ONU en el sur de Líbano para garantizar la seguridad en la frontera con Israel, dice este alto responsable de la administración semiautónoma kurda, creada tras el inicio del conflicto sirio en 2011.

Pero los europeos ya se han opuesto a la propuesta de Estados Unidos de crear una "fuerza de observadores" que sustituiría a los norteamericanos.

Donald Trump presiona también a los países europeos para repatriar a centenares de sus ciudadanos detenidos por los kurdos sirios tras haberse sumado a ISIS.

"Lo mejor es que vuelvan a sus países", admite Aldar Jalil. "Aunque podemos crear uno o dos tribunales internacionales para juzgarlos", dice, pero sin mayor precisión.

A falta de una zona de seguridad terrestre, un zona de exclusión aérea podría disuadir a la aviación turca de ingresar en el noreste de Siria para apoyar una eventual operación terrestre, agrega el responsable kurdo.

"Si el cielo es protegido, Turquía no podrá liquidarnos incluso si nos ataca" por tierra, estima Aldar Khalil.

Pero si no obtienen ese apoyo de los occidentales, las YPG se volverán hacia el régimen de Damasco que, apoyado por Rusia y Siria, ya ha reconquistado el control de dos terceras partes del territorio sirio.

"Nos veremos obligados a entendernos con el régimen para que envíe sus fuerzas militares a las fronteras y las proteja" advierte el responsable kurdo.

El presidente sirio Bashar Al Asad ya advirtió este domingo a las facciones kurdas en Siria que Estados Unidos no los protegerá contra ninguna ofensiva turca.

"Nada los protegerá si no es su propio Estado" dijo Asad el domingo. "La mejor solución es iniciar el diálogo con Damasco" insiste por su lado Rusia.

En caso de acuerdo, las FDS quieren seguir administrando los territorios bajo su control, es decir un 30% del país.

"Plantearemos como condición que los soldados en las fronteras sean originarios de nuestra región. Dependerán jerárquicamente del ejército sirio pero serán nuestras unidades", advierte Aldar Jalil.