todanoticia

Hijos

¿Obligar a los niños a pedir disculpas es correcto?


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- La mayoría de padres de familia cree que educan a sus hijos en la medida que les obligan a disculparse con otros, gran error. Investigadores tienen una explicación de por qué eso no se debe hacer.

Arrepentirse, según la Real Academia de la Lengua es sentir pesar por haber hecho o haber dejado de hacer algo, cambiar de opinión y no ser consecuente con un compromiso.

El significado es muy extenso y profundo que no puede ser tratado a la rápida y menos con los niños. Las Universidades de Michigan y Oxford estudiaron si los menores entre cuatro y nueve años eran capaces de distinguir expresiones de arrepentimiento sinceras y no voluntarias.

Para sorpresa de ellos descubrieron que sí distinguen una disculpa de corazón de la que no lo es, y que las disculpas forzadas no son efectivas, sobre todo en los niños mayores, no se siente bien la víctima ni el agresor, y lo más importante es que no se resuelve el problema solo empeora.

La web especializada en comportamiento “Rincón de la psicología”, recomienda que para lograr que los hijos se disculpen con sinceridad, hay que dejar de obligarlos. Los pequeños lo perciben como algo desagradable, humillante, engorroso y feo.

Es mejor trabajar para que el niño desarrolle una actitud empática, comprensible, auténtica.

“Si obligas a tu hijo a disculparse sin que se arrepienta realmente, lo más probable es que termine desarrollando la máscara social que hoy llevan muchos adultos y que es una de las causas de su infelicidad; o sea, aprenden a ocultar sus emociones e ideas haciendo muchas cosas movidos por el “debo” más que por el “quiero”. Se trata de normas sociales que nunca se han comprendido pero se han asumido, de manera que se han convertido en ataduras”, explica la web.

Y se recomienda que los padres aborden el tema con sus hijos cuando el pequeño esté calmado para ayudarle a reflexionar de lo ocurrido.

Para realizar una disculpa real, la Universidad Estatal de Ohio reveló que se necesitan tres cosas:

1- Reconocer la responsabilidad, en otras palabras, reconocer que quien cometió un error de verdad lo hizo, estar conscientes de que hubo una mala acción y hay consecuencias.

2- Intentar repara el daño. Ya que hay una víctima es preciso tratar de hacer algo por esa persona, debe haber disposición y buena voluntad.

3- Expresión de arrepentimiento. Es cuando está claro que el agresor se siente mal por lo que hizo y sus expresiones faciales como la postura lo delatan.