todanoticia

Salud

Las bacterias pueden reproducirse en tu ropa limpia


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Las prendas de vestir, toallas y ropa de cama que usas a diario pueden ser fuente de un sinfín de gérmenes, por lo que le debes poner esmero a su aseo. Así evitarás el contagio de ciertas enfermedades.

La ropa nueva o usada es un caldo de cultivo de toda clase de bacterias que pueden producir enfermedades, así lo demuestran diferentes estudios a nivel internacional, entre ellos el realizado por el dermatólogo ecuatoriano Patricio Freire Murgueytio. Es por esta razón que se debe poner especial atención a la limpieza de las prendas de uso diario, toallas y ropa de cama.

De esa invasión de bacterias, no se libra ni la ropa limpia que guardas en el armario a diario. Y es que ese espacio, sobre todo si es pequeño, oscuro y húmedo, puede favorecer la proliferación de microorganismos patógenos.

Esto puede empeorar si las prendas de vestir ya lavadas son guardadas húmedas, situación muy común en época lluviosa, en países tropicales como el nuestro.

¿Sabes cuántas bacterias viven en tu celular? Muchos de los artículos que manipulamos a diario contienen cientos de gérmenes. La indumentaria nueva tampoco está exenta de este peligro. Esta debe ser lavada antes de la primera puesta, así lo sugiere un estudio realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York. Y es que la ropa a estrenar acumula infinidad de suciedad y bacterias desde que es producida hasta que llega al armario.

Los investigadores analizaron varias prendas de ropa nueva y encontraron distintos tipos de microbios, incluidas bacterias que se encuentran en los restos fecales e incluso menstruales. Asimismo, se hallaron residuos químicos que podrían provocar reacciones alérgicas, sobre todo, en niños.

La ropa nueva y la de segunda mano siempre debe lavarse. Foto Shutterstock

Por su puesto, las piezas de segunda mano siempre deben lavarse y plancharse, antes de utilizarlas.

Asimismo, los científicos señalan que las toallas son el lugar perfecto para la reproducción de bacterias y hongos, ya que acumulan células de piel muerta y secreciones salivales, anales y urinarias.

Expertos en el tema consideran que las toallas deben lavarse por lo menos cada tres días. “Si logras secarlas por completo, no más de tres usos, ese es el máximo”, señaló Philip Tierno, microbiólogo y patólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, a Business Insider.

¡Cuidado! Estos son los tipos de bacterias más comunes que pueden afectar tu salud No se ven a simple vista, pero en cada lugar de la casa, la oficina, en fin dondequiera que estés, y en los artículos que tal vez no imagines pueden habitar millones de bacterias y otros gérmenes. La ropa de cama también es otra fuente de bacterias, por lo que se recomienda lavarla por lo menos una vez a la semana. Y es que mientras se duerme, las sábanas, cubrecamas y sobrefundas entran en contacto con el cuerpo, filtrando sus fluidos en cada capa del tejido. Estos líquidos incluyen sudor y otras sustancias mucho más desagradables, tal y como detalla Mary Marlowe Leverette, experta en el tema, en la revista About.

“Es usual encontrar entre las sábanas saliva, orina, fluidos genitales e incluso materia fecal. La ausencia de limpieza permite que estas sustancias se filtren en almohadas y colchones, y estos son mucho más difíciles de limpiar”, asegura Marlowe.