todanoticia

Europa

Flujo migrante continúa imparable en el Mediterráneo


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Parte de un grupo de 311 migrantes que fueron rescatados por activistas de la onegé Open Arms.

Este viernes se prevé la llegada del barco humanitario “Open Arms”con 311 migrantes que rescató en el Mar Mediterráneo y que fueron rechazados por Italia y Malta.

Los guardacostas españoles “debido al rechazo o falta de respuesta de los puertos más cercanos, ha autorizado (al buque) dirigirse hacia aguas territoriales españolas”, señaló el gobierno.

Libia, Francia y Túnez no respondieron a las peticiones de la oenegé española Proactiva Open Arms para desembarcar a los 311 hombres, mujeres, niños y bebés, dijo España, después de que el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, cerrara sus puertos al buque, y de la respuesta negativa por parte de Malta.

Mi respuesta es clara: ¡los puertos italianos están cerrados! Para los traficantes de seres humanos y para los que los ayudan, la fiesta ha terminado”, Matteo Salvini, ministro del Interior de Italia.

La oenegé precisó que entre los migrantes rescatados, una mujer y su bebé, nacido en una playa libia, fueron llevados a Malta por un helicóptero de los guardacostas.

El velero “Astral”, que pertenece a la oenegé, zarpó de Barcelona para encontrarse con el “Open Arms” y aprovisionarlo de comida, añadió.

La oenegé publicó un video en internet de algunos migrantes rescatados “de una muerte segura en el mar”. “Si el frío se pudiera sentir en la imagen, la emergencia sería más fácil de entender. Sin puerto donde desembarcar, y con la negativa de Malta para darnos comida. No es Navidad”, afirmó la misma.

Después de anunciar el cierre de los puertos italianos, Salvini tuiteó una foto con el plato que comió en el almuerzo.

El fundador de Open Arms, Oscar Camps, tuiteó en respuesta a Salvini: “Tu retórica y tu mensaje, como todo en esta vida, terminará. Pero deberías saber que en unas décadas tus descendientes sentirán vergüenza por lo que haces y dices”.

Pese a las malas condiciones y al frío el flujo de migrantes en el Mediterráneo que busca llegar a Europa no cesa. El pasado domingo, las fuerzas navales francesas sacaron del mar a 16 migrantes entre ellos dos menores de edad, que al parecer iban en un barco pesquero hacia Inglaterra por el Canal de la Mancha.

En semanas recientes ha aumentado la cantidad de migrantes que tratan de llegar en bote a Gran Bretaña.

Las autoridades españolas dijeron que dos menores de edad están desaparecidos tras el rescate de 69 migrantes en una balsa de goma en el Mar Mediterráneo.

En tanto, la organización alemana Sea-Watch, de bandera holandesa, rescató el pasado sábado a 33 migrantes frente a la costa de Libia. Provienen de Nigeria, Libia, Costa de Marfil y entre ellos hay seis niños y cuatro mujeres.

Malta e Italia evaden responsabilidad y aclaran que el área donde se rescató a los migrantes pertenece a Libia, donde según la ONU, los migrantes fueron sometidos a “horrores inimaginables”.

A raíz del desmantelamiento del dispositivo de rescate militar y humanitario en la zona, unos 1.300 migrantes han muerto o desaparecido este año frente a Libia, según la Organización Internacional para las Migraciones.

Mientras, una caravana de autos y un autobús partieron de Holanda en una campaña continental para elevar la conciencia acerca de la situación de los migrantes varados en campamentos sobrepoblados en Grecia y posiblemente regresar con algunos de ellos.

El grupo holandés “Tráiganlos Aquí” quiere recoger a 150 migrantes y llevarlos a Holanda.

De acuerdo con cifras del gobierno griego, hay más de 14.500 migrantes en las islas del Egeo oriental, aunque los campamentos tienen capacidad para 9.000. Los grupos humanitarios han criticado enérgicamente el estado de los campamentos.

Los 25 automóviles y el bus que partieron de Utrecht esperaban llegar a Atenas ayer, 24 de diciembre.

Dinamarca también ha mostrado una postura negativa y propuso una isla deshabitada para alojar migrantes ‘indeseables’. El país considera que no puede recibir más inmigrantes sin poner en peligro su modelo social, por lo cual multiplica las medidas para impedir su llegada.