todanoticia

Estados Unidos y Canada

Sully, el perro que acompañó a George H.W.Bush, permanece en vela junto a su ataúd


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Sully, el perro que acompañó a George H.W.Bush

El expresidente George H.W. Bush padecía de Parkinson, y Sully podía abrir puertas, recoger artículos y pedir ayuda.

Estuvo seis meses junto al expresidente estadounidense George H.W. Bush. Ahora, la imagen de Sully, un perro Labrador que aparece acostado junto al ataúd del fallecido, se volvió viral en redes sociales. Aunque el can no es nuevo en esos espacios, porque desde que se volvió compañero del expresidente, le crearon una cuenta de Instagram con el apellido Bush.

En su cuenta @sullyhwbush es posible verlo en fotos junto a su ahora fallecido amo en las 60 publicaciones.

Sully es parte de la organización sin fines de lucro America’s VetDogs, que le fue entregado a Bush en junio porque el exmandatario padecía de Parkinson, y el perro podía abrir puertas, recoger artículos y pedir ayuda.

Los familiares del fallecido viajarán este lunes a bordo del avión presidencial, así como el fiel perro de asistencia del fallecido exmandatario, el labrador Sully, para la velación que se realizará en una capilla ardiente bajo la cúpula del Capitolio a partir del lunes por la noche. Una guardia de honor vigilará el féretro continuamente durante más de 37 horas, día y noche.

El miércoles, día del duelo nacional, los funerales se llevarán a cabo en la Catedral Nacional, en Washington, como fue el caso de Eisenhower, Reagan y Ford.

Luego de la velación y el sepelio, el animalito regresará a America’s VetDogs en Nueva York antes de unirse al Programa de perros en las instalaciones del Water Reed National Military Medical Center, donde asistirá a soldados heridos y personal de servicio activo en su recuperación.

George W. Bush, hijo del fallecido presidente, también colgó en Instagram la foto de Sully junto al ataúd y escribió que “por mucho que nuestra familia vaya a echar de menos a este perro, estamos confortados de saber que llevará la misma alegría que llevó al presidente a su nueva casa, en Walter Reed”.