todanoticia

Entretenimiento

Marvel estrena nuevo e interesante trailer de la película “Venom”


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- “Venom” cuenta la historia de un periodista urbano y concienciado, Eddie Brock (Hardy), que investiga a una empresa tecnológica que está haciendo experimentos con criaturas alienígenas, simbiontes que se fusionan con el cuerpo de sus huéspedes.

Uno de estos simbiontes se introduce en su organismo y, prácticamente invulnerable, se enfrenta a las fuerzas de seguridad del dueño de la corporación (Riz Ahmed). Se trata de una línea argumental que, obviamente, pasa por alto el origen de Venom en los comics Marvel, íntimamente relacionado con Spider-Man y su traje negro de los noventa.

De hecho, la película no explica por qué la cara de Venom es, bueno, la máscara de Spider-Man, pero por suerte tampoco se esfuerza en buscar justificaciones innecesarias. ‘Venom’ pisa pronto el acelerador y encadena persecuciones y combates, algunas sorprendentemente bien solventadas, como la del descubrimiento de Brock del simbionte: una disparatada mezcla de combate cuerpo a cuerpo con trompazos (casi tartazos, como quien dice) y carreras en moto por las calles de San Francisco, fusionando comedia física y violencia para todos los públicos. Esa intensidad, por desgracia, no se mantiene toda la película, y ese es su gran problema: ‘Venom’ se desliza en ocasiones por inesperados terrenos románticos, para lo peor (un triángulo amoroso sin fuste, con una Michelle Williams antipaquitísima) y lo mejor (otro absurdo y tronchante triángulo… en el que está Venom).

Y aunque los agujeros de guión son abundantes, claramente debidos a que a la película le faltan veinte minutos (la subtrama del trabajo de Brock, personajes a medio desarrollar, un simbionte malvado con un desarrollo de chiste, saltando de cuerpo en cuerpo hasta un ridículo plan final), ‘Venom’ se sostiene gracias a un Tom Hardy chifladísimo. En sus mejores momentos conecta con aquellos instantes de humor inesperado de ‘Mad Max: Furia en la carretera’ en la que era aturdido testigo de una masacre que le quedaba grande.

Aquí hace un espléndido trabajo como comediante físico aunque Brock sea algo cargante cuando no le acompaña Venom, pero secuencias como la de la marisquería son puro delirio inconsciente y gamberro del que se echa de menos en el cine de superhéroes reciente, siempre alejado de la diversión relajada e imbécil. Los diálogos de Hardy consigo mismo son divertidísimos (aparte del extraordinario trabajo vocal del actor) y hacen justicia al carácter siniestro del antihéroe marvelita, cuyo origen queda muy lejos, pero no tanto su estética sucia y urbana y su humor esquinado.

Esta irregularidad se transmite a los efectos de la película, que dada las características del personaj, son un poco su corazón: su festival de CGI a veces funciona, como en los momentos de horror cárnico y mutante que deja instantes visuales muy interesantes (la sustancia, incómodamente alienígena, cuando no tiene huesped; o los momentos más gráficos y surreales del choque final). Otras veces los efectos no están tan trabajados y juegan a la confusión y a la desidia estética (en cualquier caso, no llega a su referente claro e inalcanzable, el moco del espacio exterior del clásico del body horror ‘El terror no tiene forma’).

VENOM