todanoticia

Local

Chofer confiesa que quemó pruebas de la corrupción en Argentina


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El chofer de un ex funcionario del kirchnerismo admitió ante la Justicia argentina haber quemado los ocho cuadernos en los que durante diez años habría registrado los presuntos pagos de sobornos de empresarios a los gobiernos de los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

"Los quemé en la parrilla del fondo de mi casa", declaró la noche del viernes Oscar Centeno al juez federal Claudio Bonadio, a cargo del caso que conmociona al país.

Centeno dio al juez "lo que jura que es su última versión sobre el destino de los ocho cuadernos en los que detalló rutas, pagadores y destinatarios de coimas (sobornos)" entre 2005 y 2015, publicó el diario La Nación, que el miércoles reveló la supuesta trama de corrupción en el kirchnerismo.

Según Centeno, que fue chofer del ex "número dos" del Ministerio de Planificación Federal Roberto Baratta, los cuadernos fueron quemados "cerca de mayo de este año" porque "le estaban trayendo muchos problemas".

Además, aseguró que no hubo testigos de eso. El hombre declaró bajo la figura legal de testigo protegido, un beneficio que le otorgó Bonadio después de escuchar su última declaración en los tribunales de Buenos Aires. Tras dar su testimonio, Centeno fue excarcelado.

La Justicia argentina investiga si los expresidentes Kirchner (2003-2015) y Fernández de Kirchner (2007-2015) lideraron una asociación ilícita que cobraba sobornos para la concesión de contratos de obra pública, informó el fiscal a cargo del caso, Carlos Stornelli.

Fernández de Kirchner, de 65 años, fue citada a declarar el 13 de agosto en la causa, al tiempo que Bonadio pidió al Congreso que le permita registrar sus tres domicilios en Buenos Aires, El Calafate y Río Gallegos, estos últimos dos en la austral provincia de Santa Cruz.

La ex mandataria no hizo aún declaraciones sobre el tema, aunque dirigentes de su espacio político opinaron que la acusación fue promovida por el Gobierno de Mauricio Macri para perjudicarla.

"Más que nunca necesitamos que la Justicia nos demuestre que no hay impunidad", dijo Macri este viernes en un acto público. La causa judicial surgió de una investigación periodística que tuvo acceso a ocho cuadernos escritos por Centeno en los que habría anotado fechas, nombres, direcciones y cantidades de dinero relativas a viajes realizados entre 2005 y 2015.

El objetivo de esos viajes era buscar bolsos con dinero de supuestos sobornos de empresarios y entregarlos en la residencia presidencial, la vivienda privada de la familia Kirchner o en despachos oficiales, informó La Nación.

Los cuadernos fueron fotocopiados por periodistas del diario, quienes hicieron además una copia en alta definición. Luego, el periódico entregó una copia del material a la Justicia.

Este viernes el expolicía y exchofer Jorge Bacigalupo confesó al canal La Nación que Centeno le dio hace un tiempo los cuadernos para que los cuidara y que decidió entregarlos al diario argentino para que se conociera la presunta trama de sobornos.

Quince personas, entre exfuncionarios y empresarios, permanecen detenidos en el caso. Uno de ellos, Juan Carlos de Goycoechea, exCEO de la filial en Argentina de la compañía española Isolux Corsán, admitió ante la Justicia haber pagado dinero al Gobierno de Fernández de Kirchner.

De Goycoechea dijo al fiscal Stornelli haber recibido supuestos "aprietes" (presiones) para aportar dinero a las campañas electorales del kirchnerismo, indicaron los diarios La Nación, Clarín, Noticias y Perfil.

Según la prensa, se trata del primer empresario detenido en el caso que se muestra dispuesto a declarar.