todanoticia

Asia y Medio Oriente

Tribunal de Bahréin despojó a más de 100 ciudadanos de su nacionalidad


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Un tribunal de Bahréin condenó este martes (15/05) a 115 bareiníes a penas de prisión y los despojó de su nacionalidad en un juicio por "complot terrorista" en el que estaban implicados los Guardianes de la Revolución iraníes, anunció el fiscal general.

Estas personas formaban parte de una organización con 138 miembros llamada "Falanges Zulfikar" y constituida por bareiníes "reclutados y entrenados por los Guardianes de la Revolución en campos en Irán e Irak" con la intención de "cometer atentados en Bahréin", agregó el fiscal en un comunicado.

Cincuenta y tres acusados fueron condenados a cadena perpetua, tres a 15 años de prisión, uno a 10 años, 15 a siete años, 37 a cinco años y seis a tres años. Otras 23 personas fueron absueltas.

Todos los acusados son chiitas, según una fuente judicial.

El fiscal indicó que 86 personas acusadas en este caso estaban detenidas, lo que implica que los otros se hallan en paradero desconocido.

Los acusados "construyeron escondites de armas en Bahréin, iniciaron operaciones de localización de blancos y colocaron bombas caseras, algunas de las cuales causaron daños", aunque no víctimas, señala el comunicado.

El Bahrain Institute for Rights and Democracy (BIRD) (una ONG cercana a la oposición chiita) denunció enérgicamente el juicio y precisó que este nuevo veredicto lleva a 719 el número de bareiníes despojados de su nacionalidad desde que comenzaron a pronunciarse estas condenas en 2012.

El pequeño reino de Baréin, sede de la V Flota de Estados Unidos, está sacudido por disturbios esporádicos desde la represión en 2011 de grandes manifestaciones de la mayoría chiita exigiendo reformas democráticas a la dinastía sunita.

Se disolvieron movimientos de oposición y decenas de disidentes fueron encarcelados.

Bahréin, aliado de Arabia Saudita y Estados Unidos, niega cualquier discriminación hacia los chiitas y acusa regularmente a Irán de fomentar disturbios en el reino, lo que Teherán también niega.

A pesar de la situación de derechos humanos, el presidente estadounidense Donald Trump flexibilizó las restricciones sobre la venta de armas a Bahréin, permitiéndole el año pasado adquirir aviones caza-bombarderos F-16.