todanoticia

Latinoamérica y Caribe

Huelga de la construcción en Panamá ha generado pérdidas millonarias


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- La huelga convocada en Panamá por el principal sindicato de la construcción en demanda de mayores alzas salariales, y que mantiene parados centenares de proyectos en todo el país y ha generado pérdidas millonarias, entró hoy (14/05) en su cuarta semana.

El ministro de Trabajo y Desarrollo Laboral, Luis Ernesto Carles, reconoció la noche del domingo, tras la última negociación fallida entre las partes, que las posiciones "radicales" de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) y el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares y (Suntracs) "no ayudan" a solucionar el conflicto laboral.

"Valoramos sus movimientos en la mesa; sin embargo, por el bien del país es urgente el acuerdo; si hay estancamiento el CT (Código de Trabajo) permite al sindicato o a las partes solicitar el arbitraje y solucionar el conflicto", indicó Carles en su cuenta de Twitter.

La patronal y el poderoso sindicato Suntracs negocian desde hace meses una nueva convención colectiva, que estará vigente desde este año hasta 2022.

Aunque las partes han conseguido consensuar la mayoría de las cláusulas, las negociaciones encallan en el ajuste salarial y, ante la falta de acuerdo, el Suntracs inició el pasado 18 de abril una huelga indefinida, que mantiene paralizados centenares de obras.

El presidente del país, Juan Carlos Varela, dijo la semana pasada que la huelga es "insostenible" y exigió a las partes pedir un arbitraje, una propuesta que no fue apoyada por la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), uno de los gremios empresariales más fuertes del país.

La activación del arbitraje pondría fin al paro, que está provocando pérdidas diarias de unos 30 millones de dólares, según los empresarios, y el descontento de muchos obreros que se quejan de no estar recibiendo a tiempo el subsidio de huelga por parte del sindicato, que es de unos 50 dólares semanales.

La patronal de la construcción planteó en principio un incremento salarial del 0,5 por ciento durante los próximos cuatro años, lo que equivale a un 2 por ciento en 2022, mientras que el sindicato reclamó que el ajuste total fuera de un 60 por ciento, es decir, de un 15 por ciento cada año.

Las partes, sin embargo, han rebajado sus pretensiones y actualmente las negociaciones se encuentran estancadas en un alza salarial para 2022 del 44 por ciento y del 4 por ciento para el sindicato y la patronal, respectivamente.

El sector de la construcción es uno de los motores de economía panameña y en 2016 acaparó el 14,9 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país, uno de los más dinámicos de la región con una expansión económica del 5,4 por ciento en 2017.

Sin embargo, el sector lleva decreciendo desde hace varios años. Datos oficiales difundidos la semana pasada indican que la actividad de la construcción en el sector privado cayó un 48 por ciento en el primer trimestre de este año en comparación con el mismo periodo de 2017.