todanoticia

Local

Presidente Piñera anunció la renuncia del general director de los Carabineros


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- La renuncia del general director de Carabineros, Bruno Villalobos, y el anuncio de una reforma tributaria para este año y un ajuste fiscal debido a un déficit estructural marcaron el agitado primer día de Gobierno del nuevo presidente chileno, el conservador Sebastián Piñera.

Mientras el mandatario presidía su primer comité político en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, el general Villalobos hacía saber de su renuncia como jefe de la Policía militarizada chilena, tras arrastrar una larga crisis a raíz de un millonario fraude y una cuestionada operación de inteligencia contra comuneros mapuches.

Minutos más tarde, el propio gobernante, acompañado del ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick, informó a los periodistas de la aceptación de la renuncia del cargo del general director de Carabineros.

El mandatario aseguró que espera durante su Gobierno avanzar "con fuerza y decisión" hacia una "profunda modernización de Carabineros y la Policía de Investigaciones (PDI)", con el foco puesto en reformar el sistema de inteligencia, la coordinación entre las policías, fiscales y jueces.

Villalobos volvió a saltar a la palestra momentos después cuando hizo circular un video de unos cuatro minutos donde explicó a la ciudadanía las razones por las cuales presentó su dimisión al cargo y aprovechó para pedir perdón por las acciones que "puedan haber expuesto la credibilidad de Carabineros de Chile".

En tanto, el titular del Ministerio de Hacienda, Felipe Larraín, anunciaba nada más llegar a su oficina el proyecto de una reforma tributaria.

"Lo hemos estado trabajando por algún tiempo, lo vamos a dar a conocer", aunque matizó que "tenemos que simplificar el sistema tributario, hacerlo más amigable con los contribuyentes", señaló Larraín ante las posibles críticas que traerá el inesperado anuncio.

También informó de un ajuste fiscal tras revelarse que el Gobierno de Bachelet cerró 2017 con un déficit equivalente al 2,1% del producto interior bruto (PIB), en lugar del 1,7% que se había informado de forma preliminar.

"Vamos a analizarlo y tomar las medidas que correspondan para encauzar las cuentas fiscales. Si nos tenemos que ajustar el cinturón los que trabajamos en el sector público, lo vamos a hacer", aseguró el nuevo responsable de las finanzas públicas chilenas.

Más tarde, Piñera y todo su equipo ministerial se trasladó hasta la Catedral Metropolitana de Santiago, donde participaron en una oración ecuménica por el pueblo de Chile.

Allí, el Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, pidió en su homilía "terminar con la pobreza y la desigualdad en el país, así como ofrecer protección a los menores de edad desvalidos".

"La pobreza que, aunque ha disminuido, sigue afectando todavía una parte importante de la población", enfatizó Ezzati, quien agregó que el país no puede cerrar los ojos "frente a quienes reclaman una digna y pronta atención para su salud y a los privados de libertad".

Ezzati también mencionó a los adultos mayores, cada vez "más numerosos", a los miles de inmigrantes en busca de horizontes mejores y de forma especial "a nuestros hermanos mapuches y a otros pueblos originarios"

La agitada jornada continuó en la tarde, cuando Piñera celebró en La Moneda su primer consejo de Gabinete.

"Pero no se preocupen, porque los que vienen serán más intensos y más agitados", señaló el mandatario en alusión a la agenda de trabajo que les había encomendado para los próximos días.

Durante el consejo se trataron temáticas como la recuperación de la economía del país, la seguridad ciudadana, la salud pública "que vive una grave crisis", y la calidad y acceso a la educación.

Respecto al conflicto que se vive en la zona de La Araucanía, el presidente anunció que buscará el restablecimiento, "en la medida de lo posible y con la mayor rapidez posible", del Estado de derecho, para así darle a los pueblos originarios el reconocimiento y la valoración de su cultura, su historia, su lenguaje, su cosmovisión, que es parte muy importante del patrimonio de nuestro país".

En el sur de Chile existe desde hace varias décadas un conflicto entre comunidades que reclaman territorios ancestrales y empresas agrícolas y forestales, que en los últimos años han derivado en brotes de violencia en los que han muerto varios comuneros, policías y agricultores.

Al mismo tiempo, varias decenas de comuneros han sido enjuiciados y condenados por diversos delitos, principalmente atentados incendiarios.